Quedaron sin empleo 20 millones en el país

Quedaron sin empleo
20 millones en el país

El desempleo aumentó un 4.7 por ciento; advierte sociólogo que este problema provocará que haya mayor criminalidad

Alejandro Aguilar
El Mundo de Córdoba

El desempleo aumentó en abril un 4.7 por ciento y dejó a 20 millones de personas fuera del mercado laboral, revelan los resultados de la primera Encuesta Telefónica de Ocupación y Empleo (ETOE). El sociólogo y economista, Alfonso Velázquez Trejo, señaló que este problema y la de por sí familias fragmentadas generarán mayor criminalidad.
De acuerdo con la primera ETOE, en abril 20 millones de personas están desocupadas, no buscan trabajo por el momento, pero están disponibles para regresar al mercado laboral en cuanto termine la contingencia.
Según el informe, 9.1 millones de ellos perdieron su empleo en marzo de 2020, 3.5 millones en abril, 5.8 millones antes de la pandemia y 1.7 millones no había tenido oportunidad de acceder a uno. Entre las razones de pérdida de empleo se encuentran: el despido, la renuncia, o cierre de negocios.
Otro efecto de la crisis fue el porcentaje de ocupados con ingresos de un salario mínimo o menos que se incrementó a 41.3 por ciento frente al 22 por ciento del mes anterior, a esto se suma el periodo que de crisis laboral que padecen los trabajadores.
“En México, la duración de la desocupación es generalmente corta, a diferencia de otros países donde existe un seguro de desempleo. En el mes de abril de 2020, debido a la pandemia, la proporción de los desocupados se concentró en hasta un mes de duración con 51.9 por ciento, cifra 14.2 puntos porcentuales mayor que la de marzo de 2020. La proporción de los desocupados con una duración en la búsqueda de trabajo de más de uno hasta tres meses se situó en 31.9 por ciento, (-)11.4 puntos porcentuales menor a marzo de 2020”.

Repensar la política social

En entrevista con el sociólogo y economista Alfonso Velázquez Trejo dijo que la crisis sanitaria tras la pandemia traerá consigo una serie de problemas sociales y retos que debe de resolver el Gobierno, entre los que destacó el sistema de pensiones y las inversiones para impulsar la creación de empleos.
“Habrá que replantear la política social, pensando en sistema de pensiones. Las afores no van a resolver las pensiones de este país, ni en Chile resolvieron el tema de las pensiones, les van a dar una pensión de 2 mil pesos y con eso vives”.
Expuso que el aumento del desempleo no causa en automático la violencia que de por sí vive el país, pero si es un elemento que se añade a este problema, tal como la desintegración familiar en un entorno de sociedad desestructurada por la pobreza.
Tenemos muchas familias en divorcio, mujeres abandonadas, hombres que no se hacen responsables, eso sí genera criminalidad. Una crisis económica si se reestructura con una estructura moral y familiar fuerte no va a pasar nada“.
Señaló que lo que realmente ”detonará“ la violencia no es tanto la crisis económica que se profundiza con la pandemia, sino debido a que las familias mexicanas ya traen consigo situaciones de desintegración y violencia intrafamiliar.