Bajan 28.5% las remesas en abril

Jessica Ignot

El Mundo de Orizaba

El envío de remesas a México durante el mes de abril disminuyó considerablemente; esto debido a la pérdida de empleos en Estados Unidos por la pandemia del covid-19.

De acuerdo a datos del Banco de México, en abril, la remesas registraron una caída del 28.5 por ciento, equivalente a una baja de mil 146 millones de dólares, respecto a marzo.

Las remesas descendieron de 4 mil 7 millones de dólares en marzo a 2 mil 861 millones en abril. En comparación con el abril del 2019, la disminución fue del 2.6 por ciento.

Al respecto, Luis Ramón Pérez Lezama director de investigación y docencia económica en el grupo de consultoría SAVER, indicó que la baja en el envío de las remesas es un efecto esperado, seguirán cayendo por una menor oferta laboral, pero también por una combinación de menor demanda laboral.

Esta crisis tiene una mayor reelevancia y complejidad mayúscula porque combina la ausencia de empleo con la ausencia de personas disponibles.

Hacia este contexto, dijo, deberíamos ver por mes al rededor de 3 mil y 3 mil doscientos millones de dólares, sumando anualmente 36 mil millones de dólares; sin embargo, xon esta caída que está ofreciendo el mes de abril que está por debajo de los 3 mil dólares, en los próximos meses se verán caídas entre los mil 800 y hasta los mil 500 millones de dólares.

“Sería un año perdido, y calculamos que para este 2020, el total de remesas oscilará entre los 24 y los 25 mil millones de dólares, lo cual es una caída relevante con respecto a los 36 mil millones de dólares del año pasado, unos 10 mil millones de dólares se van a perder”, comentó.

No hay mayor explicación que los cerca de 40 millones de empleos que se han perdido en Estados Unidos.

Esa pérdida de empleos en Estados Unidos, afecta a los paisanos que ven como efecto colateral una disminución de sus horas trabajadas.

Muchos de ellos están en escenarios de servicios, el cual es el que más está sufriendo en Estados Unidos, seguido del sector industrial y el campo; y en los tres, hay mexicanos trabajando.

El Gobierno norteamericano, a diferencia del mexicano, si está apoyando a las familias norteamericanas. Esto significa que para el mes de septiembre se empezaría a ver en Estados Unidos la recuperación, y una mejoría, pero esto no alcanzaría a levantar las cifras de empleo ni de remesas.

La zona se Orizaba es también es una de las que mas remesas reciben en el estado, por tanto, también sufre los efectos colaterales de esta disminución en las remesas.

Dijo que esto va a pegar directamente al consumo, pero además, en el país, la medición del crecimiento se hace en pase al PIB, y tiene un peso específico con al turismo y las remesas.

El turismo, la remesas y la manufacturera están caídos y son importantes fuentes de ingreso.

“Si el gobierno mexicano no se pudo con las medidas contracíclicas y no le pone empeño, la caída será todavía mas profunda”, comenta.

La afectación no solamente será para unos meses sino durante toda una década voy, es probable que el producto interno bruto regrese a niveles del cuatro por ciento en los años 2025 o 2026.