Rey Felino y su gran lucha por la salud

Alejandro Aguilar
El Mundo de Córdoba 

El luchador “Rey Felino” enfrenta al covid-19 en el cuadrilátero de la vida. Luego de suspenderse las funciones desde hace cuatro meses, ahora Anwar Enrique Bautista Meneses, quien da vida a este gladiador, emprende creando cubrebocas para prevenir el riesgo de un contagio del virus. 
“Rey Felino” debutó un 10 de agosto del 2014 a las 18:30 horas en la Arena Coliseo Cordobés, teniendo tras de si una responsabilidad particular, al ser nieto del Rey Tigre, una leyenda de la lucha en Córdoba.
“Vengo de una dinastía de luchadores, el señor Rey Tigre actualmente, antes luchaba como el cachorro; el señor Rey Tigre es mi abuelo, de ahí viene una dinastía como es la dinastía Acosta, mi tío es Ringo Acosta y ahí toda la gama de luchadores estrellas”, recuerda.
El joven señaló que desea hacer su propia historia, recordando que sus primeros entrenamientos fueron cuando tenía 10 años y con su abuelo, los que consideró como muy rudos y pesados.
Con 24 años, y aún sin hijos, mencionó que aspira a que sus descendientes puedan dedicarse al oficio del pancracio, mientras tanto  ha dejado un momento la máscara para hacer frente a otro rival: la pandemia de covid-19.
Bautista Meneses cuenta que no solo ha heredado el oficio de la lucha libre, sino también la actividad comercial por una parte de su familia, y ante la actual pandemia ha puesto manos a la obra.
Combinando estas destrezas ha creado mascarillas con el logo de su personaje para reforzar las medidas preventivas en este periodo de emergencia sanitaria, por lo que no deja de lamentar los estragos económicos que va dejando a su paso la pandemia. 
“Me siento triste porque el problema del covid-19 nos afecta a todos, quieras o no es un ingreso extra las funciones de lucha libre, nos paraliza a todo, no solo a la lucha libre, también futbol, basquetbol y todos están paralizados y no hay un ingreso extra”, apunta el luchador.
Dijo que es importante no solo tomar la medidas sanitarias indispensables sino también mantener la esperanza en que se podrá superar esta dificultad, ya que al menos los luchadores han sido golpeados fuertemente, pero confían en salir adelante.
“He escuchado comentarios de varios compañeros luchadores en la Ciudad de México que están sin ningún ingreso, no tienen qué comer, no tenemos ni qué comer, vamos al día y este mensaje es para toda la gente que no entre en ninguna desesperación”.