A un año del infierno en Maltrata

Abel Valdez

Leobardo Lima

Diario El Mundo

Orizaba.- El miércoles 29 de mayo de 2019 es recordado como un día trágico para la comunidad católica, pues 21 personas murieron, la mayoría carbonizados, cuando un tráiler impactó un autobús de peregrinos guadalupanos que regresaban a Chiapas,

por las cumbres de Maltrata.

Fueron 17 personas las que murieron en el lugar de los hechos, entre ellas una niña, así como el conductor del tráiler y su hijo que lo acompañaba; dos peregrinos más cuando eran trasladados para recibir atención y cuatro que fallecieron en el Hospital Regional de Río Blanco ese mismo miércoles y en los días siguientes.

Hubo más de 20 lesionados, entre ellos el sacerdote Margarito Hernández López de la parroquia de San Pedro y San Pablo de Tuxtla Gutiérrez, estado de Chiapas, de donde días antes salió el autobús con los más de 40 peregrinos a la Basílica de Guadalupe en la Ciudad de México.

Fue en el kilómetro 245, alrededor de las 10:20 horas, por la desviación a Maltrata, cuando un tráiler cargado con botellas de agua se quedó sin frenos y golpeó al autobús donde viajaban los peregrinos, incendiándose ambas unidades de inmediato.

Poco por hacer

Aquella mañana más de 10 cuerpos de rescate de toda la región acudieron para ayudar y salvar vidas, entre ellos, destacó la participación de los Bomberos Metropolitanos Río Blanco-Nogales, bajo la coordinación del comandante Hugo Bejar Ramos.

En entrevista para Diario El Mundo, recordó que en esa ocasión se enteraron del accidente a través de los grupos de WhatsApp, donde reportaban el accidente de una camioneta, minutos después una llamada al 911 confirmaba que se trataba de un tráiler y un autobús, por lo que desde ese momento presagiaron una tragedia.

Los cuerpos de rescate arribaron en sentido contrario de la autopista desde la congregación de Balastrera, sin embargo, al llegar no había mucho por hacer, porque el fuego ya había consumido el autobús y al menos 15 persona murieron calcinadas,

mientras que otras 31 resultaron heridas.

Emergen los cuerpos

Cuando empezaron a sofocar el fuego se percataron de la cantidad de cadáveres que había en ese momento y al concluir, el personal de la Fiscalía Subunidad Nogales y peritos criminalistas se encargaron de tomar conocimiento de estos hechos.

El comandante refirió que fue triste y angustiante estar en ese momento, porque “se trataba de seres humanos que habían salido de sus casas con un propósito, y no se esperaban regresar de esta forma”.

Asimismo, Bejar Ramos indicó que en esa ocasión llevó a elementos nuevos en la corporación, los cuales después tuvieron que ausentarse entre dos y tres días, debido al impacto emocional que vivieron al ver los cuerpos y la magnitud de la tragedia; para aquellos voluntarios con más años en la corporación, el dolor fue asimilado con mayor facilidad.

DATOS

Otra tragedia

Al comandante Hugo Bejar también le tocó estar en el rescate de los 57 cuerpos de los feligreses de un grupo evangélico pentecostés de Tabasco, que el lunes 17 de abril de 2006 cayeron a un barranco de 200 metros en las cumbres de Maltrata.

Harán misa

A un año de la tragedia, la Arquidiócesis de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, hoy realizará una misa a las 10:00 horas, la cual transmitirán a través de una estación de radio y en Facebook Live, debido a la contingencia por el covid-19.