Identifican a descuartizado

Leobardo Lima
Diario El Mundo

Nogales.- Los restos humanos que fueron abandonados en bolsas de plástico el pasado fin de semana, a un costado de la carretera Acultzingo-Tehuacán, fueron identificados oficialmente ante las autoridades ministeriales por la madre de la víctima, quien refirió que su hijo fue privado de su libertad tras salir de su vivienda.
Se trató de Arnaldo Laureano “N”, de 34 años de edad, quien de acuerdo a las declaraciones de su madre, era de ocupación chatarrerro y vivía en la colonia Prado de Ciudad Mendoza. La mujer reclamó el cadáver ante las autoridades de la Subunidad de Procuración de Justicia en la ciudad de Nogales.
Posteriormente se trasladó al Servicio Médico Forense (Semefo) en Orizaba, donde le mostraron los restos; un tatuaje de la Santa Muerte en la espalda, fue una de las características que ayudaron a la identificación.
La madre refirió que Arnaldo Laureano salió de su vivienda hace días para realizar sus actividades cotidianas, sin embargo ya no regresó.
Días después se enteró que habían hallado unos restos a la altura de Aguachinola, en Tecamalucan, por lo que acudió antes las autoridades para que le entregaran el cuerpo de su hijo, para sepultarlo en Ciudad Mendoza.

Investigación
Por otro lado, elementos de la Policía Ministerial de Ciudad Mendoza continúan con las investigaciones pertinentes, en un intento por identificar a los sujetos que levantaron y ejecutaron al chatarrero. No obstante, trascendió que podría tratarse de un ajuste de cuentas, por la forma en que fue asesinado y luego abandonado el cuerpo.
Cabe recordar que los restos fueron hallados el pasado sábado 23 de mayo alrededor de las 10:00 horas, cuando vecinos de Aguachinola reportaron las cuatro bolsas negras al número de emergencias 911, por lo que elementos de la Fuerza Civil a cargo de la seguridad de Acultzingo, acudieron a confirmar el reporte.