Morelia, tradición en Liga

Agencias

Los últimos días ha sonado la posibilidad de que Monarcas se mude a Mazatlán. Aunque todavía no se ha oficializado, la desaparición del club purépecha significaría perder 69 años (faltan apenas unos días para su 70 aniversario) de historias buenas y malas, pero llenas de arraigo y tradición en la capital michoacana.
El cuadro michoacano se ha caracterizado por ser un equipo animador en el futbol mexicano, suelen estar constantemente en las Liguillas, ya jugaron Copa Libertadores y fueron campeones de la Liga MX, sin embargo, no han estado exentos de los malos ratos como la pelea por el no descenso, misma de la que salieron bien librados hace poco. En el Invierno de 2000, Morelia fue campeón del futbol mexicano tras derrotar en penaltis al Toluca. Aquel logro se obtuvo con Luis Fernando Tena en el timón y aunque regresaron a varias finales, nunca más volvieron a levantar el cetro.
En el Apertura 2002 reeditaron la final ante los Diablos Rojos, pero la escuadra mexiquense cobró revancha; para el Clausura 2003 perdió contra Rayados de Monterrey, estas dos con Rubén Omar Romano en el timón; y en el Clausura 2011, bajo la dirección técnica de Tomás Boy perdieron frente a Pumas.
Uno de los momentos más duros que vivió Monarcas, fue la pelea por no descender en 2007, pero poco a poco logró reponerse y se convirtió en figura.