Prevén mayor endeudamiento en familias

Adriana Estrada

El Mundo de Orizaba

La percepción de daño a la economía de las familias por las medidas aplicadas para la contención de la expansión del covid-19, se irá encrudeciendo durante los próximos tres meses, toda vez que el país no ha llegado a su etapa más alta, señaló Luis Pérez Lezama, director de investigación y docencia económica en el grupo de consultoría SAVER.

La afectación se traduce en un mayor endeudamiento por las familias, que tendrán que recurrir a compras con tarjeta de crédito y solicitud de préstamos económicos para poder llevar sus gastos y necesidades familiares, apuntó.

El economista señaló que los efectos de la crisis apenas empiezan a sentirse, pues la medición del primer trimestre acaba de pasar, y en los últimos días de marzo se sintió un poco el inicio de la pandemia, por lo que los efectos reales se verán durante los meses de abril, mayo y junio, y serán las mediciones del segundo trimestre las que arrojen un resultado muy grave.

Para el segundo trimestre se espera una caída del Producto Interno Bruto (PIB), de entre el 12 y 20 por ciento, que representará la caída más grave desde 1929, por lo que seguramente las encuestas ciudadanas de los daños económicos por la pandemia para el próximo mes se dispararán por arriba del 100 por ciento, destacó.

Pérez Lezama señaló que el daño en las familias ya no sólo será de falta de liquidez, si no que ahora se tendrá la necesidad de pedir prestado a través de créditos, lo que será aún más grave para la economía, por ello la importancia y urgencia de que el gobierno y la banca genere esquemas de apoyo para crédito accesibles.

En este sentido dijo que será inevitable que los ciudadanos desempleados y hasta los pequeños empresarios tengan que recurrir a préstamos para pagar sus deudas y necesidades.