‘A casa’ juez tras enfrentamientos

Leobardo Lima
El Mundo de Orizaba

En una semana todo sucedió y el resultado fue agridulce. Así es la historia con la que el juez auxiliar, Heriberto Páez, señalado de ser copartícipe en un doble homicidio, llegó ayer a su casa en Loma Grande, Mariano Escobedo, al dictársele prisión preventiva domiciliar, pero con 39 detenidos a cuestas.
Y es que tras su detención, el pasado 18 de mayo, luego de ser vinculado con el homicidio de los hermanos Miguel Ángel y Leonel Vázquez Déctor, asesinados el pasado 13 de mayo, la población de Loma Grande salió en su defensa.
El 21 de mayo, se realizó la primer audiencia al juez y le dieron prisión preventiva temporal.
Para el 22 de mayo, los pobladores alzaron la voz y pretendían llegar a la Fiscalía para exigir la libertad de don Heriberto, pero los elementos de la Policía Estatal y local los interceptaron en el camino que conecta a Orizaba.
Todo “reventó” ayer, pues los manifestantes llegaron a la Fiscalía y mientras estaba la segunda audiencia del juez, los pobladores se enfrentaron contra los policías con palos y piedras.