‘Injusto que Tyasa no pague utilidades’

dav

Lucy Rivas A. 
El Mundo de Orizaba

Río Blanco.- Este miércoles, en la tabla de avisos por medio de una circular, trabajadores de la empresa Talleres y Aceros A. C. fueron informados que no recibirán el monto correspondiente a las utilidades, denunciaron familiares de empleados, tras destacar que tenían la esperanza de contar con un dinero extra.

En dicho documento, presuntamente les informan que debido a que la empresa no alcanzó su rango de ganancias, no podrá distribuir ese recurso a los trabajadores, como lo estipula la Ley del Trabajo.

Por lo que ayer, familiares de trabajadores dieron a conocer su incorformidad, argumentando que ante la situación económica por el alza de precios en productos de la canasta básica y demás derivados de la pandemia, tenían la “esperanza” de tener un extra para solventar los gastos.

“No les quieren dar utilidades, les están quitando los bonos, y no se vale que al trabajador simplemente se le diga no te voy a pagar, no va ha haber dinero”, expresó la esposa de un trabajador.

Aseguró que para algunos podrían considerar que el trabajador gana más de un salario promedio, sin embargo recalcó que es por riesgo de trabajo, debido a que personas de ahí han salido sin dedos y la mitad de un pie.

Reconoció que si bien cuando ingresan les piden que cumplan con las medidas de higiene que se requieren, “a los trabajadores no les han dado ningún cubrebocas, estos han corrido a cargo del trabajador, a diferencia de otras empresas que está medida es parte del compromiso con su personal”.

Ante las anomalías, señalaron que si los trabajadores hacen algún señalamiento directo, las represalias se hacen patentes para quienes denuncian, los corren y no permiten que como empresa se les exhiba.

Recordaron, que tal fue el caso que se originó en noviembre en donde despidieron a 40 personas, “al momento de la salida del turno de la noche les pidieron que acudieran a Recursos Humanos y de ahí no se supo más de ellos hasta el día siguiente, no les permitieron prender su teléfono, no los dejaron comunicarse con nadie”.