Sin servicio médico, empleados de Mansur

De la Redacción

A pesar de que Fortín figura como municipio afectado por la pandemia de covid-19, incluso con 3 defunciones, más de 400 empleados de confianza del Ayuntamiento y DIF (incluyendo ediles) carecen del servicio médico desde el inicio de la administración pública de Antonio Mansur Oviedo, por lo que de contagiarse del virus no saben a dónde ir.
“Afortunadamente no he tenido necesidad de requerir algún estudio o que me haya enfermado de gravedad pero sí como empleados de confianza, solo contamos con la atención en el DIF municipal y la medicina corre por nuestra cuenta; de los laboratoriales creo que solo nos dan un descuento”, confió un trabajador que pidió el anonimato.
Sin embargo, existe el temor entre algunos trabajadores municipales por la propagación del virus ya que, en el mismo fin de semana que falleció la mujer, vecina de Santa Leticia, por coronavirus, el domingo 26 de abril, también murió un trabajador sindicalizado que se desempeñaba en el área de Limpia Pública, identificado como Juan “N”.
Esto luego de permanecer internado una semana con dificultad respiratoria. Se conoció que las causas de la muerte se relacionaron a “diabetes y virus”, aunque también se dijo que fue por neumonía y aunque esto fue revelado de manera extraoficial, el miedo es porque el hombre convivió con otros empleados que, de resultar con síntomas, no cuentan con el respaldo del alcalde en cuanto a seguridad social.
“El compañero tuvo una complicación respiratoria. La trabajadora social comentó en la Oficialía Mayor que tenía los síntomas (de covid-19) pero al final dijeron que era neumonía”, reveló un trabajador de base.
Otro empleado señaló que el señor Juan era barrendero y para obtener un ingreso “extra”, se dedicaba a pepenar y vender pet, cartón y todo lo que pudiera hallar entre los desechos, además no se retiró a su casa pese a tener diabetes. El hombre ya había estado internado dos veces a principios de año pero la tercera ocasión ya no sobrevivió, al presentar problemas para respirar por lo que fue intubado.
“Tenía el sistema inmunológico bajo, anemia. Fue el lunes (20 de abril) que se empezó a sentir mal, no podía respirar, se lo llevaron a Córdoba y luego a Orizaba donde murió. Para acabarla, creo que sí estuvo en el quinto piso en el área de covid y por el hecho de que no les entregaron (el cuerpo) y lo tuvieron que incinerar quiere decir que sí (se infectó)”, reveló.
Local, Pág. 5