Los intereses detrás de la pandemia

Hands writing on old typewriter over wooden table background

Jesús Víctor García Reyes*

Son muchos y variados los intereses que se esconden detrás de la pandemia que destroza a México. Grupos de toda orientación religiosa, política, empresarial, se disputan la oportunidad de “hacer el bien” llevando agua a su molino de intereses, es decir ganar devotos, electores o adeptos.

La pandemia universal del siglo XXI, se ha vuelto “caldo de cultivo” para muchos vividores que esconden sus verdaderas intenciones, con máscaras que engañan a personas que les creen de buena fe.

Ofrecen comidas gratis en lugares que no existen, bolsas de despensas que se entregan sin registro (nombre y domicilio del receptor para que pasada la pandemia, se puedan auditar los recursos invertidos, mucho más si son recursos públicos), y otras cosas que, dicen, regalan a los necesitados.

“Hacer el bien sin mirar a quién”, dice el refrán antiguo, pero NO aplica a las “almas caritativas” que dan las sobras de lo mucho que han acumulado en riquezas a lo largo de su vida.

¿Acaso no hubiera sido mejor, redistribuir la riqueza nacional, hoy concentrada en el 1% de los más ricos de México en tiempos de normalidad?, ¿acaso no hubiera sido mejor haber elevado el miserable salario mínimo cinco veces más que el que se tiene en la actualidad?, ¿no hubiera sido más justo y “caritativo” haber creado empleo formal para 70 millones de personas que carecen del mismo?, ¿no hubiera sido mejor haber ampliado el sistema nacional de salud desde los años ochenta, en vez de haber hecho lo contrario?.

No lo hicieron los de “arriba”, los millonarios capitalistas, ese grupo de privilegiados del PRIAN, porque NO convenía ni conviene a sus intereses monetarios. El 70% de la población en México vive del trabajo informal. Venden tamales, memelas, tortas, aguas frescas, fruta picada y con chile, venden fuera de las escuelas para obtener una “migaja” de lo que les sobra a los potentados (las migajas que caen de la mesa de los ricos según el evangelio católico).

Mujeres y jóvenes viven en la pobreza  (ver por ejemplo en Orizaba los que viven a las orillas del río y en la colonia cidosa, en rincón chico y rincón grande), mientras los club de los ricos y de la “alta sociedad” justifica su conciencia con donaciones que sólo ayudan de manera temporal al pobre y desvalido, pero NO lo sacan de su círculo de pobreza.

La pobreza se mide en lo educativo, cultural, alimenticio, carencia de vivienda propia, empleo formal, perspectiva de vida. A la pobreza, los pobres, por sus mismas limitaciones, NO la entienden cómo algo propiciado por otros, es decir, los millonarios y ricos. En México por cada millonario que hay, surgen 100 mil pobres (G. Esquivel; 2019). El millonario acapara la riqueza que a su vez, produce la pobreza (R. Cordera; 2019).

Los intereses económicos y políticos detrás de la pandemia son muchos en la región y municipios de Veracruz. Intereses político electorales, para que, aprovechándose de la desgracia humana, se catapulte el vividor al pináculo del poder y, una vez estando ahí, volver a dominar y empobrecer a los ciudadanos desvalidos de la zona.

Desde luego esto se replica en otras entidades, pero lo acotamos para el análisis municipal. Se ven con toda claridad los grupos y familias que, aprovechando la coyuntura epidemiológica, se hacen destacar para luego, pasada la hecatombe, pasar las facturas, en el año 2021 (elecciones), y cobrar con intereses los gastos de hoy. Ellos mismos reciclan la pobreza y miseria, que los hace millonarios “benefactores” en tiempos de crisis. Es la verdad dicha a partir del análisis del movimiento de grupos de poder político y económico local.

La historia universal nos enseña que “nadie da nada a cambio de algo” (L. Meyer; 2019) y, eso mismo estamos observando en el municipio. En mi opinión profesional cómo politólogo, sociólogo y administrador público, considero, que después de la pandemia los pobres seguirán tan pobres cómo hasta hoy, nada les cambiara su vida. Los salarios seguirán siendo de hambre, la desnutrición matará a más población que el cáncer, la hipertensión y la diabetes juntas.

La desnutrición es causa de la enfermedad. ¿Cómo comprar alimentos sanos y de calidad con salarios de hambre?, ¿cómo tener tranquilidad y paz para la reflexión de las cosas de la vida, si NO se tiene vivienda propia y digna de habitar con la familia?. La Dra. Nora Lustic, economista (pobretóloga) y ex rectora de la Universidad de las Américas, campus Puebla, nos decía en una ocasión en un congreso de investigadores universitarios en el año 2010, que: “para romper el círculo de pobreza, se debe hacer justicia a los ciudadanos y NO darles caridad”.

Por todo ello razonado, los partidos de izquierda en el municipio (o lo poco que queda de ellos, descontando los oportunistas, arribistas y busca chambas de siempre), deben poner en práctica de manera inmediata, el razonamiento de la economía política construido por Carlos Marx en el siglo XIX. Escribió Marx que, para  acabar con la pobreza hay que “neutralizar” primero el capitalismo y, después destruirlo. Marx NO escribe de reformismo en el capitalismo, lo hace para “Transformar” las relaciones de producción que son las que producen la pobreza.

NO es revisionista ni socialdemócrata. Se necesita hoy “socializar” la riqueza para acabar con la pobreza en México. De lo contrario el ciclo seguirá indefinido. Hay que dar batalla a los de “arriba” a los que están en el poder municipal en Orizaba, que NO representan los intereses de los de “abajo”. Más claro ni el agua. Hay simulación en el cabildo. Los llamados regidores de “oposición” están aliados con la clase dominante municipal, están entrelazados por intereses diversos. No hay duda de ello.

Aprendamos a caracterizar de forma precisa al núcleo de control, en el municipio de Orizaba. Por ello afirmamos que para las elecciones del año 2021 se enfrentaran sólo DOS opciones de gobierno. Los de “arriba” que son la derecha del PRIAN, (perfectamente  asociados aunque quieran aparentar lo contrario) y, los de “abajo”, el pueblo trabajador de salarios mínimos, los desempleados, apaleados y humillados por el poder local. Ese será el escenario municipal. Los conservadores contra el pueblo.

El pueblo para ganar el poder municipal tendrá que estar organizado y educado políticamente. Un pueblo enajenado y manipulado por pensamientos fantasmagóricos, será siempre un pueblo derrotado.

Ya basta de ser ingenuos, de creer en falsos redentores empresariales, que sólo han hecho negocios al amparo del sector público. La libertad de expresión es un derecho muy propio de sociedades que luchan por la igualdad y distribución de la riqueza. El PRIAN en Veracruz todavía se retuerce y da coletazos para robar al pobre y a la nación. Seamos claros en nuestros juicios.

No dejemos que nuestra conciencia la compren con una despensa de baratijas. La conciencia es dignidad y, la dignidad es el privilegio de los que luchan. 765 millones de pesos estará administrando el ayuntamiento de Orizaba en este año 2020. Hagan su cuenta para saber ¿cuánto se están gastando al mes?.

En tanto la deuda crece. Deuda de 50 millones que NO se paga y viene desde el año 2008, ¿quién era presidente municipal en ese tiempo?. Deuda que nos cuesta mes a mes más de un millón de  pesos por pago de interés. ¿Quién cuestiona algo al respecto?. Se compran laptop, en el ayuntamiento, para beneficio particular de empleados de confianza municipal, con gasto de un millón trescientos mil pesos, sin autorización del cabildo y, ¿quién cuestiona al ayuntamiento municipal?

Se hacen votaciones en cabildo para retirar la estatua del dictador y asesino Porfirio Díaz, se vota para quitarla y violando la legalidad, se impone el autoritarismo  en turno, para que se quede. ¿Es esto representativo de una democracia municipal?, por supuesto que NO, es signo de violación a la ley municipal veracruzana.

Por eso afirmamos que el pueblo de Orizaba NO está representado en el actual ayuntamiento de la ciudad. Las cosas públicas tienen que “Transformarse” en beneficio de los que menos tienen. Sin caer en populismos, la izquierda en Orizaba tiene que agruparse y reflexionar al respecto. Los tiempos político – electorales están cerca y a nuestro juicio profesional, sólo habrá DOS escenarios. Partidos de los ricos (PRIAN, PRD, Movimiento ciudadano), contra UN solo partido que representa, en este momento, las necesidades de los pobres y ustedes saben que es Morena. Así pasó en España y Argentina recientemente.

A nivel municipal, los vecinos decidieron ejercer su arma de castigo contra los ricos, usaron su voto para quitar a los dominadores y, establecer ayuntamientos de los pobres y la clase media. En esos lugares las cosas están mejorando.

En Orizaba, Córdoba y otros tantos municipios de la región, los ciudadanos debemos de dar el “gran paso”. Nuestros hijos y nietos lo agradecerán. Muchas gracias por sus correos y, en estos momentos de pandemia NO salgamos de casa, sentémonos a leer Diario El Mundo, el mejor periódico regional que forma opinión pública de excelencia, con sus 6 mil ejemplares de circulación diaria. Saludos.

*Politólogo (UNAM, BUAP). Catedrático. Investigador Universitario.   [email protected]