Extrañan cariño de sus alumnos

Jazmín Suazo
El Mundo de Córdoba

La cotidianidad, las risas y el cariño de los alumnos es lo que más extrañaron los maestros en su día. A casi dos meses de continuar con las clases virtuales y con algunas limitantes, los maestros dijeron que nunca imaginaron celebrar su día lejos de las muestras de cariño, sin las cartas, dibujos o de una manzana como obsequio.
Algunos alumnos como en la primaria Carlos A. Carrillo del turno matutino se encargaron de mostrarles su cariño al colocar un cartel en el portón, lo que provocó los buenos ánimos entre los profesores.
“No valoramos lo que tenemos hasta lo que perdemos. Maestros… los extraño jamás creí que nos hicieran tanta falta. ¡Felicidades en su día!”, fue un cartel colocado por un alumno en el portón de la primaria ubicada en la colonia San José.
El director de la primaria Carlos A. Carrillo Mario Luis Andrade Mendoza, dijo que durante esta semanas se han vivido con preocupación y también ha recogido la angustia y el estrés de los alumnos porque ya quieren regresar a las aulas, por lo que lo más probable es que se concluya el ciclo escolar en línea.
“Todo mundo está extrañando regresar a nuestra labores, nuestro trabajo es gratificante porque vemos a los niños y recibimos su cariño. Se extraña la rutina, es lo que dejas de valorar y se extraña el contacto con los maestros, alumnos y los padres de familia”, comentó el profesor Luis Andrade, quien celebró desde su casa.
Comentó que al ser director se tuvo un festejo virtual, pero más allá de festejar también dio la oportunidad de meditar la importancia de la vida, del trabajo y de la cotidianidad que ahora se extraña.
Por su parte la maestra Mary Carmen Zamorano Díaz Ordaz quien da clases a alumnos de sexto grado en la primaria Arévalo de Sánchez, comentó que ha sido difícil dar clases virtuales, pues no todos los alumnos tienen las mismas posibilidades, además que se extraña el trato personal.
“Esta situación es de gran desconcierto y provoca tantas emociones tanto buenas como malas. Personalmente es gratificante ver sus caras, pero no queda de otra, somos un factor de cambio y nosotros que poner el ejemplo. Este día se extrañó el apapacho y los detalles en el pizarrón que hacían los alumnos, eso es lo que más extrañé y que nunca imaginé que fuera así en estos 20 años de servicio”, comentó Mary Carmen Zamorano.
Finalmente comentó que desde las redes sociales sus alumnos se encargaron de enviarle una felicitación, por lo que se sintió apapachada.