Supera obstáculos para enseñar a distancia

Redacción

Cuando se nace con vocación para enseñar, no hay obstáculos que no se puedan superar, es el caso de la maestra Nadia Cucurachi, quien habilitó la recámara de su casa para impartir clases virtuales.

Miss Nadia, como la conocen todos, trabaja en la Unidad Escolar Lic. Benito Juárez, y ha dedicado varios años de su vida a la enseñanza, labor que, asegura, le ha dejado grandes satisfacciones.

Mencionó que ha sido todo un reto el entender las herramientas tecnológicas, pues ella prefiere las clases en pizarrón, sin embargo, se ha adaptado para continuar con su labor educativa.

Con ayuda de su hijo, transmite sus lecciones en línea. (Foto El Mundo)

Y es que desde que se suspendieron las clases presenciales por causa de la contingencia sanitaria por el COVID-19, no ha dejado de atender a sus pequeños, pues está consciente de que el aprendizaje no debe detenerse.

Sin duda el apoyo de su familia ha sido fundamental para lograr impulsar la educación a distancia, pues uno de sus hijos la apoya para hacer las transmisiones en vivo.

Cabe mencionar que así como miss Nadia, muchos profesores y profesoras han tenido que poner todo su empeño para que el avance de sus alumnos no se detenga en tanto termina el confinamiento.

Así, hasta cerrar este ciclo escolar, los docentes tendrán que seguir impartiendo sus clases a distancia, sin perder de vista que, como dijo el escritor Henry Adams, “el maestro trabaja para la eternidad; nadie puede decir dónde acaba su influencia”.