Taparán socavones, pero llevará tiempo

Antonio Arragán
El Mundo de Córdoba

Región.- La ayuda federal para tapar los cuatro socavones que se formaron en el río Atoyac llegó después de un año; personal de la Comisión Nacional del Agua recorrió la zona afectada y determinó que los trabajos empezarán en un par de meses o hasta el próximo año que disminuya la corriente, pues resultaría complicado ingresar maquinaria pesada a los terrenos que colapsaron.
Durante una inspección junto con autoridades municipales, Carlos Bailzabal, representante de la Conagua; ecologistas y un grupo de pobladores, visitaron los socavones que se formaron el año pasado a la altura de la localidad Ojo de Agua, municipio de Amatlán de los Reyes, determinaron que los trabajos de rescate del afluente no se realizarán a corto plazo por el exceso de corriente.
Las averías se formaron en el subsuelo hace más de un año y se filtran más de 50 millones de litros de agua diarios; las áreas afectadas no se logran observar, pues quedaron cubiertas por la enorme corriente del río que cobró fuerza en los últimos días, lo que complica el rescate del arroyo a corto plazo, por el ingreso de maquinaria pesada y labores para desviar la corriente.
Inconformes reclamaron que anteriormente se realizaron trabajos de mala calidad que fueron destruidos por la fuerza del afluente, lo que provocó que el agua se escape al subsuelo y no tengan resultados; sin embargo, esta vez por la fuerza del cauce se alcanzan a observar costales rellenos con gravilla, pero los sobrepasó la corriente.
“Bajé a uno de los socavones para explorarlo y constaté que tiene más de cuatro metros de diámetro por más de diez de profundidad; el problema es más grave de lo que parece, se requiere de gran infraestructura para taparlos y evitar que vuelvan a formarse, de lo contrario en temporada de estiaje el río se secará”, señaló un hombre que exploró la avería.
En el recorrido también se detectaron tomas clandestinas de agua; una granja de pollos que se ubica en las riberas usa el vital líquido sin tener concesión del organismo federal. El grupo de inconformes exigió a las autoridades investigar que se respeten los permisos proporcionados, pues algunos lucran con el vital líquido del Atoyac.
Esta vez la inspección que realizó personal federal consistió únicamente en fijar una fecha para tapar los socavones, mientras que en el tema de contaminación que arroja el ingenio Central El Potrero y la Alcoholera al río Mata Larga, se tratará la próxima semana cuando a través de otra reunión se defina la construcción de una planta de tratamiento de aguas residuales para disminuir los desechos.
Después del recorrido en el que participaron las partes involucradas, se firmó una comisión que se trasladó a una reunión que duró más de dos horas en el Palacio municipal donde se firmaron acuerdos en los que indican que la Unidad de Riego Alfredo V. Bonfil, grupo Beta San Miguel, Ayuntamiento y pobladores proporcionarán materiales y mano de obra para realizar los trabajos de rehabilitación de la parte afectada del río, la fecha de inicio del proyecto estará sujeta a la disminución del caudal.