Perpetuarse en el poder

Hands writing on old typewriter over wooden table background

El poder es adictivo. Gobernantes, dirigentes de partidos, candidatos, líderes sindicales, han dejado en nuestro país una historia de magnicidios, fraudes electorales y herencia de cargos para poder cumplir con la aspiración de perpetuarse en el poder.
Las sucesiones han sido altamente costosas tanto en el dispendio de recursos, violaciones y reformas a la ley a conveniencia, traiciones y un empedrado camino a la democracia.
Este vicio calificado de una forma como la “embriaguez de poder”, identificado por el neurólogo,miembro de la cámara de los lores y ex canciller británico David Owen, como un trastorno en personas que ejercen un puesto de liderazgo y que llegan al grado de considerar que poseen cualidades excepcionales, sienten que están por encima de los demás, creen saberlo todo y actúan alejados de la realidad. Son capaces de hacer lo que sea por mantenerse en las alturas.
El “síndrome de Hubris” (delgriego “hibris” o “hybris: “desmesura”) se refiere a ese “comportamiento arrogante, prepotente y soberbio de quienes ostentan el poder y procuran tener poderes absolutos”. 
A esto se le suma una alta dosis de narcisismo, mesianismo, creer que son invencibles y ver enemigos por todas partes, sobre todo, “en quienes se atreven a criticarlos o desenmascararlos”.
Durante la pandemia, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha criticado, exhibido y menospreciado a quienes no coinciden con su visión o están en contra de sus decisiones.
Empresasy empresarios, periodistas, ex secretarios de Salud, partidos opositores, medios de comunicación e incluso médicos, un sector que se ha sentido un duro golpe en estos momentos.
Todos han sido parte de sus señalamientos en aras de la libreo pinión que, dice, siempre es bienvenida.
Sin embargo, la libertad de expresión la visualiza en blanco y negro: “Estás a favor de la transformación (4T) o estás a favor del régimen de corrupción y de privilegios”. El antes fue mil veces peor que el ahora.
El jugar con las fechas de la revocación de mandato, un método de refrendo ciudadano para decidir si continúa o no en el cargo, es una muestra de control y capricho.
Primero quiso que se votara en junio de 2021 al mismo tiempo que se van a elegir diputados federales en todo el país y a renovar gubernaturas, alcaldías y Congresos estatales en varias entidades. Es decir, estar incluido en las boletas.
Antela presión, cambió la fecha para 2022, y a mediados de abril soltó un petardo ala oposición advirtiendo que estaría bien que se incluyera en las elecciones del próximo año.
El síndrome de la adicción al poder se arraigó en las bases de un partido hegemónico que hacía que toda la maquinaria girara en el mismo sentido: líderes sindicales que se eternizaban hasta la muerte o hasta la cárcel, candidatos por “dedazo”, caídas del sistema, complicidades, negocios y crímenes políticos. Basta ver la historia de Pemex y el SNTE. Basta ver la historia reciente del caso Bartlett, sus ventiladores y su casa.
La reforma emprendida por el gobernador de Baja California, Jaime Bonilla, quien buscaba ampliar su mandato a cinco años, cuando los ciudadanos votaron sólo por un periodo de dos, fue echada abajo por unanimidad de los ministros de la Suprema Corte.
Lo grave es que a esa adicción del poder se habían sumado diputados locales del PAN que le avalaron al Gobernador su reforma y hasta la misma secretaria de Gobernación, OlgaSánchez Cordero, fue grabada diciéndole al mandatario que “la norma pervivirá”.
La reforma no pervivió, pero la adicción permanece y se replica cuando no hay división de poderes, cuando son cooptados por el Ejecutivo.
En Veracruz, hemos visto cómo gobernadores han aspirado a que sus hijos los sucedan en el cargo.
Alcaldes, alcaldesas y legisladores no se quedan atrás. Lanzan a sus hijos de candidatos queriendo conservar el poder, perpetuarse en el sistema, teniendo el control por más años de los que fueron elegidos en una búsqueda por alargar o extender su coto de poder.
En Puebla, en un desenlace trágico por todos conocido, el gobernador impulsó a su esposa desde el DIF estatal para que fuera la candidata a sucederlo.
Los proyectos transexenales se convierten así en pasar por encima de quien sea y reformar las leyes que existan para lograr conservar lo que pretende quien padece el síndrome de Hubris.
Cuidado con la adicción y los remedios. No se sorprenda de los aspirantes que llegan a la silla y ya no son los mismos, ni con la herencia familiar depuestos y candidaturas. Hay un vicio por el poder. 

Trompetas de guerra
Desde el mismoOrganismo Público Local Electoral (OPLE) como dirigentes nacionales y estatales de partidos de oposición han levantado la voz con el fin de que evitar que se cocine  una iniciativa de reforma que incluye: impedirla revocación de mandato, recortar el 50 por ciento de prerrogativas a los partidos, desaparecer los consejos electorales municipales y quitar a los “Oples”sus atribuciones en procedimientos sancionadores y el voto electrónico.
Advierten que el grupo de Morena y sus aliados, quienes han logrado formar una mayoría en elCongreso del Estado para sacar adelante nombramientos e iniciativas,  pretende aprobar dichos cambios durante mayo con el fin de que entren en vigor antes de octubre, mes en el que inicia oficialmente el proceso electoral para renovar el Congreso local y las 212 alcaldías con sus respectivos regidores.
 
Estamos con ustedes
Al menos 8 mil544 integrantes del personal de salud han dado positivo a Covid-19 en el país,donde Ciudad de México, Estado de México y Baja California registran el mayor número de casos.
De ellos, 111 han perdido la vida a causa del nuevo coronavirus. Vaya desde aquí nuestra solidaridad y agradecimiento a todos los que están trabajando desde las áreas de vigilancia, mantenimiento, servicio social, enfermería y a todos los médicos que hoy están haciendo su mejor esfuerzo y arriesgando la vida.