Escapa empresario cordobés de plagiarios

De la Redacción

Córdoba.- Un comerciante cordobés que había sido privado ilegalmente de su libertad el pasado sábado, ya regresó con sus familiares.
La víctima escapó de sus captores, quienes continuaban prófugos hasta el cierre de esta edición.
De acuerdo a los primeros informes recabados por elementos de la Unidad Especializada en Combate al Secuestro (UECS), la víctima fue recuperada en la carretera Córdoba Naranjal, mientras pedía ayuda.
Se conoció que el empresario y deportista caminaba con las manos esposadas y partes de una cuerda con la que permaneció amarrado mientras estaba cautivo.
Varias personas se percataron y dieron parte a las autoridades, por lo que en pocos minutos arribaron elementos de las policías Estatal y Ministerial para auxiliarlo.
El hombre aseguró a los uniformados que había sido privado ilegalmente de su libertad; sin embargo, logró escapar de la vivienda donde lo tenían plagiado, aunque no pudo quitarse las esposas.
El empresario fue auxiliado por los elementos de la UECS, quienes lo trasladaron a la Unidad Integral de Procuración de Justicia, donde rindió su declaración.
Al cierre de esta edición no había personas detenidas, además de que tampoco se tenían pistas de los plagiarios que se llevaron al comerciante.
Los hechos ocurrieron el pasado sábado 9 de mayo, alrededor de las 17:15 horas, cuando la víctima conducía un automóvil Mini Cooper con placas de Veracruz, con el que regresaba de ver a un familiar.
Según las indagatorias, el hombre fue interceptado en la avenida 37 y calle 24, donde varios sujetos armados le cortaron el paso, abandonaron el vehículo y se lo llevaron por la fuerza en otro automotor.
El plagio provocó la movilización de distintas corporaciones policiacas, además de que los agentes de la UECS iniciaron las investigaciones debido a que los familiares de la víctima interpusieron la denuncia correspondiente en la Fiscalía General del Estado (FGE).
A través de redes sociales, familiares y amigos externaron su preocupación por la privación de la libertad, argumentando que se trataba de una persona sin problemas con nadie y dedicada a su actividad empresarial, así como deportiva.
Se desconoce también si hubo un pago de por medio a los captores, durante el tiempo que lo mantuvieron secuestrado, así como si el hombre sufrió agresiones físicas.