Desmotiva a aletas el confinamiento

Mary Chuy Rodríguez

El Mundo de Orizaba

Incierto es el panorama en el que se preparan los deportistas de la región, quienes hasta el momento desconocen si los Juegos Deportivos Nacionales de la Conade 2020, se realizarán para el segundo semestre de este año como se había dado a conocer, o serán suspendidos hasta el próximo ciclo.

El no tener definido su futuro deportivo en cuanto a competencia se refiere, ha mermado no sólo en el aspecto físico de los atletas, sino varios entrenadores coinciden que han tenido que realizar una labor extra para que los deportistas no se vean afectados en el área psicológica.

“Algunas niñas me han comentado que ya no quieren seguir entrenando, que las clases en líneas son pesadas, que no están acostumbradas, que necesitan estar en el gimnasio y no en casa para poder entrenar como se debe, realmente en las últimas semanas hemos tratado de también reforzar el trabajo psicológico con ellas para sobrellevar de la mejor forma esta etapa”, compartió Judith Rivera, entrenadora de la selección orizabeña de gimnasia rítmica.

Por su parte el entrenador David Hernández encargado de la selección de natación resaltó que se requiere de un entrenamiento diario en la alberca para alcanzar el nivel esperado, pues a pesar del esfuerzo que se haga con trabajo en seco, jamás será lo mismo que estar en el agua, por ello para los tritones es desmotivante saber que posiblemente no alcancen lo planeado.

Mientras que Ulises Román, a cargo del equipo de taekwondo de Ciudad Mendoza que también calificó al Nacional, explicó que sin duda siempre se requiere de una motivación para dar el mayor esfuerzo y al no haber algo definido de manera oficial, los deportistas suelen perder el interés.

“Desde que inició este confinamiento comenzamos a trabajar en línea, pero

honestamente es muy complicado mantener el ritmo, algunos dicen que se va a terminar suspendiendo el nacional y que no es necesario seguir entrenando. Así que he buscado alternativas para que ellos se sientan motivados, que continúen trabajando de manera intensa conforme las posibilidades que tienen en casa, la idea es que no pierdan el ritmo”, dijo.

Los tres entrenadores resaltaron que este aislamiento ha sido un gran aprendizaje para todos pues como profesores han tenido que aprender a adaptar los planes de trabajo ya marcados y enseñarles a sus deportistas a mentalmente ser fuertes para no caer en la apatía.