Alfredo Tress Jiménez ¡El sistema de gobierno que tenemos!

Hands writing on old typewriter over wooden table background

La iniciativa que envió hace unos días el Presidente de la República a la Cámara de los Diputados, llevó como objetivo central el poder hacer uso de los recursos que le autorizaron los propios diputados para el presente año fiscal, el objetivo central de la iniciativa es hacer uso de los recursos económicos de manera discrecional y utilizarlos en primera instancia para combatir el coronavirus, haciendo de lado muchos programas ya establecidos con el pretexto de combatir la pandemia. Escucho con mucha atención los argumentos de los diputados Dolores Padierna y Mario Delgado, mi única pregunta es: si la iniciativa que envió lleva como objetivo mejorar la que actualmente se tiene, entonces porque tanto debate, déjelo como está y modifíquela cuando pase la pandemia y que el ejecutivo haga uso de los recursos como él quiere, dicen que no pasaría nada.
El problema de esa iniciativa al ser planteada de manera general y ser una reforma constitucional, dejaría a la Cámara de los Diputados sin ser ningún contrapeso del ejecutivo en materia económica, ya que esa es la única facultad exclusiva que tienen los diputados y poder orientar los recursos, una vez que el ejecutivo federal manda su proyecto de presupuesto para el año fiscal. Si bien actualmente Morena y sus aliaos hacen mayoría y no solamente simple sino calificada, de aprobarse la iniciativa, en un futuro será facultad en presupuesto únicamente del ejecutivo federal en turno.
Dice un dicho; “no hagas cosas buenas que parezcan malas”, ya que esperemos en dios que la pandemia del coronavirus dure si acaso lo que resta de este año (2020), si se aprobara la reforma como se envió, se le estarían dando facultades meta constitucionales al ejecutivo en turno, dejando de lado la división de poderes, de esa manera el ejecutivo en turno podría hacer y deshacer con los recursos del pueblo lo que le plazca, y si acaso continuar realizando encuestas a mano alzada con un porcentaje mínimo al requerido por la ley.
De insistir con ese tema, el ejecutivo federal estaría violentando la constitución y la división de poderes, de votarse y autorizarse esta iniciativa, saldrían sobrando los 500 diputados en materia económica y luego entonces se observará un poder ejecutivo sin contrapesos, que sería lo más parecido a una dictadura.
Eso sería una forma de gobierno exclusiva en nuestro país, ya que ni en países como Venezuela o Cuba, por mencionar algunos, refiero a estos países porque es lo más parecido a una forma de gobierno donde el ejecutivo dispone de muchas facultades, pero ojo, aun así, existe la cámara de diputados que es la responsable de guardar los equilibrios.
Países desarrollados con un sistema de gobierno parlamentario como Alemania, Francia o Canada y presidencialismo tirando ya a un sistema semi – parlamentario como el de los Estados Unidos y socialista como Venezuela o Cuba. En estos países para que su desarrollo económico se fortalezca, es fundamental que no recaiga sobre un solo hombre, afortunadamente no es así gracias muchas veces al contrapeso que ejerce su congreso.
La iniciativa enviada por el ejecutivo busca un modelo económico dictatorial, ya que, de aprobarse, será un solo hombre quién tome las decisiones de qué hacer con el desarrollo económico del país.
Aun siendo un pensador social – demócrata, considero que para que nuestro país se desarrolle deberá cambiar su forma de gobierno, pasando de un presidencialismo a un parlamento, no de un presidencialismo a un socialismo y menos a una dictadura, esto lo único que provocará es atraso y marginación, tenemos ejemplos de países adonde la mayoría de los planes y programas de gobierno eran concebidos por una sola persona, así les fue y así les sigue yendo.
Las transformaciones que ha tenido este país, no han buscado perpetuidad en el poder, aunque Porfirio Días y Benito Juárez en su momento eso buscaron, así les fue a sus gobiernos. No repitamos esquemas antidemocráticos, lo que enarbolo Francisco I. Madero, llamado el apóstol de la democracia por aquella frase histórica del “Sufragio Efectivo y no Reelección”, que el pueblo mayoritariamente ponga y que el pueblo mayoritariamente quite, pero en una elección constitucional, no en encuestas violatorias de la propia ley.
Si el pueblo se equivoca, que corrija. Ni socialismo, ni dictaduras y menos comunismo como formas de gobierno, si al parlamentarismo, la política es de acuerdos, cueste lo que cueste, pero acuerdos, por eso a los gobernantes se les llama estadistas, en nuestro México nos urge que el Presidente de la Republica actué y se comporte como un verdadero estadista, como un presidente de todos los mexicanos, de pobres sí, pero también de los no tan pobres. ¿Usted qué Opina?
[email protected]