Covid-19, lejana esperanza de una vacuna

Hands writing on old typewriter over wooden table background

LA VOZ EN CORTO

Octavio Rodríguez Pasquel Bravo

Parece ser que el virus se quedará entre nosotros por tiempo indefinido.

Los anteriores se han quedado conviviendo entre nosotros para siempre aunque no tan contagiosos como el actual, si tomamos en cuenta el VIH SIDA tiene la conducta de todos los virus que siguen con los humanos, apareció en 1982 y en 1984 empezó la búsqueda de una vacuna que al 2020 aún no se ha encontrado, han pasado36 años, lo que sí se logró con medicamentos, que por cierto aquí en la 4ª. transformación escasean, lo mismo que la medicina para el cáncer en los niños, pero volviendo al tratamiento que se pueda encontrar sería la panacea que tanto anhelamos y también existen.

Dos posibilidades

Una de las medidas que se han tomado del total aislamiento con el problema de hacer de la economía una pandemia que puede ser mayor por hambre y violencia.

El porcentaje mundial de fallecimientos en relación a los contagios es bajo por lo que se ha pensado en otra solución.

Charles Darwin

En  su  teoría de Conservación de las Especies que también se le llama Rebaño Inmune sostiene la supervivencia de los más fuertes.

Esto puede presentarse en EE.UU. que está encaminando Trump en su desesperación por la caída de la economía y las elecciones próximas, desechando mascarillas y aislamiento.

AMLO parece querer seguir el mismo rumbo resguardando únicamente a los vulnerables que como sabemos son: personas mayores de 60, obesos, diabéticos e hipertensos, se infectarían los jóvenes que crearán anticuerpos que los hará inmunes y en consecuencia no contaminarán aunque habrá fallecimientos que se espera no sean gran cantidad.

El peligro

Como dice el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus de la Organización Mundial de la Salud OMS que el apresuramiento de levantar las precauciones podría propiciar un brote mayor y en consecuencia con más mortalidad, científicos afirman que no se ha demostrado que los que la padecen se inmunicen.

En nuestro país con un descuido en la salud por años tenemos una gran vulnerabilidad porque ocupamos mundialmente el 1er. Lugar en obesidad y 2º. en diabetes.

Nuestra alimentación a base de refrescos embotellados y comida chatarra han hecho una sociedad enferma, la mortandad puede ser enorme máxime que no tenemos ni pruebas de contagiados o inmunes.

Y todo indica que las cifras de contagios y de fallecimientos que nos informa el Dr. López-Gatell no se apegan a la realidad.

[email protected]