‘Futbol, sinónimo de pasión’

J. Antonio Marín
El Mundo de Córdoba

Quienes tuvieron oportunidad de escucharle le recordarán con frases como el “futbol, sinónimo de pasión” o “a esa pelota le vi salir alas, y volar por todo el parque de pelota”.
Víctor Manuel Castillo Mosqueda, originario de nuestra ciudad y que se hizo de un nombre con letras de oro en la crónica deportiva principalmente en La Perla Tapatía, falleció el pasado martes a los 74 años, dejando un legado casi imposible de igualar.
Castillo Mosqueda se destacó como un cronista especializado en futbol, pero con un encanto particular por deportes como el beisbol y el tiro con arco. Su voz y conocimiento le llevaron a compartir micrófonos con leyendas del periodismo deportivo como Emilio Fernando Alonso, Francisco Javier González, Ángel Fernández, Fernando Schwartz, Enrique El Perro Bermúdez, Alex Ramírez, Víctor González El Niño, David Faitelson y el propio José Ramón Fernández, entre muchos otros.
Derivado de su pasión por el futbol, deporte del que en vida fue seguidor de Chivas Rayadas, trabajó para las organizaciones de el propio Rebaño Sagrado, Atlas, Tecos y los Leones Negros.
En Córdoba también tuvo su paso principalmente por el Rey de los deportes como cronista de los Cafeteros de Córdoba, aunque también se le recuerda con Pericos de Puebla, Piratas de Campeche, Broncos de Reynosa, Petroleros de Minatitlán y los desaparecidos Langostineros de Cancún.
Por su voz, pulcra y fina, se entonaron cientos de goles y batazos. Y es que en vida el cordobés estuvo presente en Clásicos nacionales, tapatíos, Series del Caribe, Centroamericanos y una larga lista de eventos deportivos.
En vida contó a su hijo Víctor que tenía una buena relación con Tomás Balcázar, abuelo de Javier Hernández que falleció días antes. “Cuando se muera Tomás me quedarán pocos días a mí”, contó en voz de profeta.
Sus hijos Víctor (foto), Omar y Angélica le sobreviven con la firme promesa de recodarlo en cada partido de sus Chivas. Que en paz descanse una leyenda de la crónica.
¡Hasta siempre!