Autoridad y poder

Hands writing on old typewriter over wooden table background

Desde el portal

Marcela Prado Revuelta

AUTORIDAD y PODER no son lo mismo. Me lo enseñaron mis Maestros de Filosofía y Letras, (1964 – 1967) y de Derecho, (1968 – 1972), de la Universidad Veracruzana, a quien debo todo lo que se, después de mis Papás. Y a mis maestros de Sociología, muchos años después.

Cincuenta y seis años más tarde, descubro que, en este momento, el PODER existe rodeado de estampitas milagrosas, de aduladores de espalda de goma, (los que pueden agacharse hasta el subsuelo), todavía en el proceso de distinguir entre “lucha de clases” y la “envidia de clases”) y de Doctorados, Doctorandos y Especialistas a quienes se les han olvidado las clases de Ética y de Moral.

Y las de Civismo, que se estudia en la Primaria.

Lo que no existe, en rigor jurídico, es la AUTORIDAD,

Pero también descubro, fascinada, que la AUTORIDAD somos usted y yo. Y mis vecinos. Y mi Petrushka. Y el repartidor de periódicos. Y el Afilador. Y el chavito que me acaba de entregar mi pedido de frutas, (con guantes y tapabocas), y la cajera del supermercado y Carmen, la señora que nos vende el pollito. Y mis amigos del camión recolector de basura…

Descubro, en medio de la angustia que nos tiene hasta la madre, que la AUTORIDAD está en mis manos. En sus manos. No la desperdicie: quédese en casa.

La AUTORIDAD está en las manos de la “sociedad civil”. Nosotros. Usted y yo. Los ciudadanos. Sin siglas partidistas. En este momento, sin distinción de clases. Al rato nos madreamos alegremente, otra vez, carajo.

Salir de esta “contingencia”, que le llegó “como anillo al dedo” a un PODER mesiánico y obnubilado, depende de todos nosotros. Somos nosotros, con AUTORIDAD moral y Civismo, los que rescataremos a México.

Y, la verdad, me vale una pura y tres con sal, que nos anden informando que los deportistas, los artistas, las heroínas de telenovelas de narcos, los políticos arribistas y la madre del muerto, “salieron bien de su prueba del COVID-19”, porque ellos no son México.

México somos usted y yo.

Los de a pie.

Pero somos muchos….

Y aquí, esperando el 2021…

Pronto nos veremos en Los Portales. Y espero que Teo me aparte mi mesa favorita…