Situación devastadora

Agencias

En la escudería McLaren advierten que será una situación financiera devastadora para todos los equipos en caso de que se cancele la temporada 2020 de la Fórmula 1.
La campaña ni siquiera ha comenzado a causa de la pandemia del Coronavirus y en estos días continúa la incertidumbre para ver cuándo arrancará, lo cual desea Zak Brown, jefe de McLaren.
Brown anhela que inicie la actividad sin importar que se desarrollen Grandes Premios sin afición o hasta dos carreras en algunos circuitos, lo importante es que exista actividad y con ello los ingresos se puedan percibir.
“El deporte siempre ha sido un gran sanador en todo el mundo. El apetito por la F1, aunque sea a puertas cerradas, y por el deporte en general, va a ser brutal”, comentó el directivo.
No obstante advirtió que “no teniendo F1 este año, creo que las consecuencias financieras para todos los equipos será devastadora, al igual que para cualquier industria si la cierras durante un año entero”.
Los equipos han buscado soluciones ante esta pausa por la pandemia y pueden sobrevivir aunque disputen menos competencias de las 22 que estaban planeadas originalmente, pero insistió que no correr en el año sería catastrófico.
“Entonces necesitaríamos repensar todo de nuevo o encontrar una solución, porque, si bien hemos modelado todas las posibles situaciones financieras, las consecuencias de no correr son extremadamente graves para todos nosotros, la Fórmula 1 incluida”, apuntó.
Lo mas grave que se avecina sin actividad es perder los ingresos gracias a los derechos comerciales, algo complicado de reemplazar con cualquier otro plan.
“Todos saben que es una buena cifra, alrededor de mil millones de dólares, que se reparte entre los equipos. Si eso se pierde todo o en gran parte, es una enorme cantidad de dinero de la que todos dependemos. Y eso es lo que puede pasar si no corremos y vamos a necesitar encontrar soluciones a esa falta de recursos”, señaló Brown. Así la F1 vive momentos complicados en su larga historia.