Las “exigencias” de la pandemia

Jesús Víctor García Reyes*

No se vale decir que el ayuntamiento de Orizaba NO tiene dinero en este momento. Por contribuciones  de este año 2020 (ingresos propios), guardan cerca de  63 millones de pesos.  Por tanto, el ayuntamiento tiene dinero en tesorería. Tiene dinero para hacer frente a la pandemia de covid-19 en el municipio, los próximos cuatro o cinco meses.

El dinero (primera exigencia para enfrentar la pandemia), debe usarse en proteger a los pobres y desamparados de las colonias del municipio. Se tendrá que apoyar a los que se quedaron sin empleo, sin salario o con la mitad de él. Se debe proteger a los ancianos, discapacitados, niños y  madres solteras en situación de marginación o violencia. Para eso son los recursos públicos municipales, para sacar adelante a los que menos tienen en situación de “crisis”.

Los ricos tienen su patrimonio para subsistir seis meses o un año, lo que dure la pandemia. Los pobres NO. Si no trabajan NO comen, si no comen, se mueren. Es su triste realidad. Esa es la paradoja que tiene que resolver, en este momento el ayuntamiento de Orizaba (cabildo, regidores, síndico y presidente), ayudar a los pobres o dejarlos a su suerte. Será la prueba de fuego para saber si están con los ricos o los pobres. Lo anterior se replica, también para los otros municipios de la región y el estado. Los once municipios de la región (distrito XV), debieran apoyar con material, equipo médico, vehículos, al Hospital Regional de Río Blanco, durante la pandemia, para estar en condiciones locales de atender la contingencia. Los ayuntamientos pueden echar a andar, rápidamente “Programas de Apoyos Temporales” (PAT), diseñados para tres y seis meses, y no sólo estar esperando el apoyo estatal o federal.

Tienen también recursos y deben usarlos en beneficio de la población que lo requiera. No sólo lamentarse de su situación. Ahí es donde se verá “quién es quién” en  apoyo al ciudadano. Basta de palabras y discursos huecos. Hay que apoyar en concreto a los pobres. En las 87 colonias de Orizaba hay gran cantidad  de vecinos  pobres y ancianos. Urge llevar cada semana, una despensa (desde luego sin fines electorales, aquí el INE tiene que estar muy alerta en la región).

El gobierno municipal es una cosa y los partidos políticos otra. Hay que apoyar a los vecinos, NO toleramos que las autoridades municipales, sólo hagan recomendaciones callejeras, y NO implementen acciones en apoyo  ciudadano. Ahí es donde se observa la incapacidad para gobernar un municipio. “Gobernar es servir”, NO servirse del presupuesto público. Por eso es importante la profesionalización del “servidor municipal”, cosa que NO se toma en serio, por qué ni siquiera hay el Instituto Municipal de Administración Pública (IMAP), proyecto que la izquierda en Orizaba debe retomar cómo parte de su programa de gobierno para la próxima elección municipal del año 2021 y derrotar a los conservadores del PRIAN. La cuestión, en este momento, es ayudar a los desprotegidos. No poner pretextos o hacerse los desentendidos.

Los orizabeños nos damos cuenta de todo. La segunda exigencia de la pandemia,  es la reducción de sueldos de los siete integrantes del cabildo municipal. Los cinco regidores,  síndico y  presidente ganan en promedio 50 mil pesos al mes, en tanto el 85% de la población municipal, sobrevive con menos de 3 mil pesos mensuales y un 10%  apenas con 1,500 pesos (ver el caso de las trabajadoras de las tiendas del centro de la ciudad). Medio millón de pesos se llevan cada mes siete integrantes del cabildo en Orizaba (aparte sus  jugosos aguinaldos cada fin de año). Esto NO puede continuar, son abusos que se hacen con el poder municipal en tiempos de crisis epidémica y económica. ¿Dónde está la solidaridad de las autoridades de Orizaba?

Los vecinos debemos poner un alto a estos abusos, porque son ellos, los del cabildo, los que se asignan esos altos sueldos, ellos se los aprueban. Deben bajarse los sueldos  estas 7 personas, por lo menos 50%. Lo mismo para todo el personal de confianza de primer nivel (directores, coordinadores). Hay que ahorrar recursos para hacer frente a la pandemia en el municipio. En tiempos de CRISIS todos debemos apretarnos el cinturón. Hay que empezar con los funcionarios públicos de todos los municipios, dado que es el nivel de gobierno más cercano a la gente. “Primero los Pobres” ha dicho el presidente de todos los mexicanos, pero en Orizaba y región esto NO se cumple.

¿Dónde están los diputados locales y federales ante esta contingencia?, ¿están organizando a la población?, ¿le están dando apoyos para subsistir?. Es la oportunidad de que los ciudadanos veamos quién realmente se preocupa por el bienestar de los vecinos. Nada de declaraciones, queremos hechos. Más de 750 millones de pesos ejercerá  todo el año 2020 el ayuntamiento de Orizaba.

Por tanto NO se vale dejar a su suerte a los vecinos, ni decir que NO hay dinero para apoyar en la pandemia. Las personas necesitan apoyos. ¡Que se bajen los sueldos!, debe ser una exigencia inmediata de los ciudadanos de Orizaba. Que nuestro ejemplo sea seguido por otros municipios. No se vale que regidores, síndicos y presidentes municipales ganen tanto dinero, mientras el pueblo sufre consecuencias por la pandemia. Desde hace años defendemos esta propuesta, para poder democratizar la función pública cómo servicio y NO cómo negocio privado.

Diario El Mundo ha sido testigo de ello, en sus páginas, semana a semana hemos expuesto esta exigencia vecinal. Los gobiernos del PRIAN, NO han hecho caso de esta iniciativa ciudadana. Viene el tiempo de cambiarlos. El último tema de este artículo de opinión, es  la deuda municipal de Orizaba. Deuda que se viene arrastrando desde el año 2008. Deuda que sangra mes a mes el presupuesto municipal con pago de intereses de más de un millón de pesos, según  datos que pueden revisarse en la página del Orfis-2019, Veracruz. No hay razón para dilapidar el dinero de esa forma, habiendo necesidades.

En nuestra opinión profesional, con lo recaudado de 63 millones de pesos, en el primer trimestre del año 2020, pueden pagarse los 50 millones de pesos de deuda municipal y, todavía quedan 13 millones, de los cuáles, tres millones pueden destinarse en apoyo inmediato a los vecinos afectados por la pandemia del covid-19. Todavía quedarían 10 millones en caja (bancos), para cualquier contingencia extra (que esperamos no suceda).

Si eso se hace, se estaría apoyando a los ancianos de más de 65, 70 años. A las personas discapacitadas que tienen que comer tres veces al día, comprar medicinas y pagar a quién los asista. Los huérfanos y viudas de edad avanzada, sin pensión, necesitan ayuda pronta. Nada de palabras y discursos huecos, hechos concretos es lo que necesitamos los habitantes de Orizaba. El parque aéreo de Cerritos, la pintura del avión y el planetario pueden esperar a que pase la pandemia. ¿De qué servirá una ciudad “bonita” sin ciudadanos vivos y sanos?

Primero atender a los ciudadanos, después lo demás. Desde hace tiempo hemos recomendado al ayuntamiento el establecimiento de comedores populares de bajo costo (digamos 10 pesos por comida), para los vecinos en situación de pobreza y miseria. También velatorios municipales populares. Nada de esto se ha hecho. Sólo se piensa en obras de “relumbrón”, los vecinos NO interesan a la élite gobernante municipal del PRIAN. Los regidores están de adorno, NO promueven nada en beneficio de la población necesitada en tiempos de crisis, la que NO puede salir a trabajar hoy (boleros, ambulantes, tamaleros, los mercados, barrios y colonias populares). ¿De qué van a comer estas personas, señores del cabildo?, ¿de qué van a vivir hoy?

¡Basta ya que haya una élite dominante que ejerce autoritariamente el poder municipal. ¡Basta ya que NO se administre con justicia el presupuesto municipal en Orizaba en tiempos de pandemia!. Los  vecinos nos hacen llegar sus peticiones, quejas y propuestas. Les damos voz en estos artículos, semana a semana. Estas son algunas de ellas, son demandas del pueblo, de la gente sencilla de la ciudad. Vienen elecciones municipales en el año 2021 y, en Orizaba sólo habrá dos proyectos políticos. El de los ricos (conservadores) agrupados hoy en el ayuntamiento y el PRIAN y, el proyecto alternativo de la izquierda (trabajadores, desempleados, subempleados, pobres, marginados, apaleados, madres solteras, desaparecidos). Ese será el escenario municipal que se avecina.

Hay que estar pendiente del mismo y NO dejarse manipular, por “cantos de sirenas” ni obras de relumbrón. Les saludo, lectores de Diario El Mundo, que con sus 6 mil ejemplares diarios, circulando en once municipios de la región centro de Veracruz, ofrece análisis puntuales de temas, que NO se tocan en otros medios. ¡Quédese en casa y lea el mejor periódico de Veracruz!

Muchas gracias por sus atentos correos.

*Politólogo. (UNAM, BUAP). Catedrático. Investigador Universitario.  [email protected]