Pone Acatzingo ejemplo de fe y sana distancia

Redacción

Al iniciar la Semana Mayor, sacerdotes de la parroquia San Juan Evangelista en Acatzingo de Hidalgo, salieron a las calles para hacer la bendición de palmas guardando la sana distancia.

Los feligreses esperaron en la puerta de sus hogares para que sus ramos fueran bendecidos, pues por la contingencia sanitaria, la celebración no se realizó según sus costumbres.

Mientras la misa se transmitió vía redes sociales, los párrocos recorrieron algunas calles del municipio llevando de manera simbólica la bendición a los feligreses.