El otro filósofo

A Manera de
Comentario

El otro
filósofo

Tomás Setién Fernández

Para muchos solo era un médico brujo bajado del Río Amazonas a golpe de cincel, pero en honor a la más pura de las verdades, el Doctor en los problemas de la mente de los futbolistas profesionales mexicano, fue superior, siendo el primer galeno en viajar a una Copa del Mundo, la desarrollada en los Estados Unidos, siendo el alma gemela del técnico Miguel Mejía Barón.
No vean todos los obstáculos que terminó superando el doctor en jefe del equipo de los Pumas de la Universidad, sobre todo de los propios integrantes del Seleccionado Azteca, que casi lo veían con un ramo en contra del mal fario, pero a la larga durante las incidencias de esa Copa del Mundo, la apatía y las bromas pesadas de los seleccionados, se transformaron en admiraciones, contando en aquella charla sostenida en su propio consultorio que se ubicaba por Insurgentes Sur, como un video de una chilena ejecutada por Pelé, era idéntica a otra la de Carlos Hermosillo, demostrando con esa acción que en determinados momentos cualquier jugador con talento en el mundo podía ser el rey del futbol profesional.
Para desgracia Octavio Rivas ya ido con Dios desde hace tiempo, no hizo huesos viejos en las Selecciones Nacionales Mexicanas, pero teniendo el tiempo justo y necesario para escribir el que fue su único libro sobre el futbol mexicano, y más que eso, un auténtico Consejo de Guerra sobre el aficionado que careciendo de todo tipo de confianza cuando un seleccionado azteca ejecuta un penal en Copas del Mundo, toda la carga negativa del respetable, lo envuelve, haciéndole fallar lo que parece fácil.
El libro lo titularía ¿El porqué fallan los mexicano los penales?, escribiendo en muchas de sus páginas, la influencia nosciva de la falta de confianza de los aficionados al futbol mexicano rentado que siempre piensan lo peor al momento culminante de los partidos.
Rivas que en alguna ocasión viajó a nuestra ciudad de Córdoba invitado por Esteban Reyes en su calidad de Líder Sindical de la Comisión de Electricidad, la de la luz y fuerza, finalizo laborando en vida su dogma de hacer desaparecer monstruos en la mente de los jugadores, estando breve tiempo con las Chivas Rayadas.
Teniendo en vida el mayor número de gente dentro de una conferencia dictada en Tokio, ciudad que se volvió famosa por el coronavirus. Los genios siempre serán incomprendidos.