Muere motociclista al chocar de frente contra tráiler

Erik Cruz
Diario El Mundo

Cuitláhuac.- Un joven, vecino de Córdoba, murió ayer en la tarde al chocar de frente contra un tráiler cuando circulaba en su motocicleta sobre la carretera federal Córdoba-Veracruz, a la altura del kilómetro 37; ambas unidades terminaron calcinadas.
El accidente se registró alrededor de las 12:45 horas, cuando Yair Pulido Morales, de 27 años y vecino de la colonia Lázaro Cárdenas de Córdoba, circulaba sobre la carretera federal a bordo de una motocicleta.
De acuerdo a las primeras diligencias de los oficiales de la Policía Federal división Caminos, Yair circulaba de Córdoba hacía La Tinaja, pero al llegar a la altura de la localidad El Trópico, el conductor de un tractocamión acoplado a una caja seca vacía, presuntamente invadió el carril contrario y se estrelló de frente contra el motociclista.

El incendio
El impacto fue brutal y Yair salió disparado de su vehículo, cayendo y muriendo de manera instantánea sobre el acotamiento de la carretera, a unos 30 metros de donde su motocicleta y el tractocamión empezaron a incendiarse, hasta quedar calcinados.
El remolque del vehículo de carga quedó atravesado sobre la carretera, por lo que decenas de automovilistas se detuvieron al ver el percance, mientras que la motocicleta quedó desbaratada y quemada entre la maleza.
Testigos de inmediato llamaron a los servicios de emergencia y minutos después llegaron oficiales de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) y de la Municipal de Cuitláhuac, para acordonar la zona del accidente.
Posteriormente la circulación fue cerrada por completo por oficiales de la Policía Estatal y la municipal, para evitar que los vehículos pasaron cerca del fuego.
Minutos después llegaron voluntarios de Bomberos de Cuitláhuac, así como de Córdoba a bordo de dos pipas, los cuales con el apoyo de Protección Civil de Cuitláhuac combatieron el fuego que consumió el tráiler y la motocicleta.
Asimismo, las llamas alcanzaron los pastizales secos que rápidamente se incendiaban y provocaban poca visibilidad para las maniobras, hasta que los “vulcanos” controlaron el fuego.

La bendición
Entre el grupo de auxilio al fatal accidente se encontraba el bombero y sacerdote Óscar Fabricio Martínez Limón, quien con su equipo de protección, tanque de oxígeno y su estola color violeta propio de la Cuaresma, bendijo el cadáver del joven motociclista que presentó exposición de masa encefálica.
Más tarde llegaron agentes ministeriales quienes realizaron un informe de lo ocurrido, luego llegó un perito de la Fiscalía General del Estado (FGE) quién realizó las diligencias correspondientes, hasta que personal de una funeraria levantó el cuerpo para trasladarlo a las instalaciones del Servicio Médico Forense (Semefo), para la necropsia de rigor y luego ser entregado a su familia.