San Miguel Arcángel

Quién como Dios?

Daflin García
El Mundo de Orizaba

Con más de 300 años de antigüedad, la Catedral de San Miguel Arcángel, es un edificio emblemático para el Pueblo Mágico. Su reloj, su torre y sus cúpulas de azules, verdes, blancos, amarillos y rojos, forman parte de la identidad del Centro Histórico.
San Miguel Arcángel, que es el patrono de la ciudad, resalta en toda la estructura de la iglesia, desde el colorido vitral de la puerta principal, hasta el busto que está arriba del altar.
Este templo fue construido por los ixhuatecos entre 1702 y 1720, según los datos históricos que se tienen por parte de los cronistas la ciudad.

Su altar, labrado en mármol blanco, resalta pulcritud y contrasta con los candelabros de rostros de querubines dorados y el arte sacro que decora gran parte de las bóvedas, techos y paredes de este histórico y religioso edificio.
Pero es su torre, sin lugar a dudas, la parte más llamativa. Con sus 43 metros de altura, sus dos campanas y el reloj público que marca el pulso de la ciudad desde 1863.
Esta torre fue adicionada a la iglesia hasta el siglo XIX, luego de que dos terremotos destruyeran las anteriores y actualmente es un espacio donde se hacen recorridos turísticos. Es una de las construcciones más grandes del Pueblo Mágico, una joya arquitectónica que forma de las 7 iglesias más históricas de la ciudad.
Es definitiva es una iglesia imperdible durante el recorrido tradicional.