El rojo, más que un color en La Casa de Papel

La ficción española creada por Álex Pina ha roto todas las previsiones desde su estreno en cuanto a repercusión y buenas críticas se refiere. El ganar un Emmy internacional está al alcance de muy pocos productos audiovisuales no norteamericanos, y la serie española también ha roto este hito con el galardón al mejor drama.

Abril será un mes mágico para esta serie de habla hispana y para todos sus fieles seguidores. La cuarta temporada está en ciernes con ocho nuevos capítulos que intentarán dar respuestas a las cuestiones abiertas en la anterior campaña. ‘El Profesor’ y los suyos intentarán cumplir con los objetivos marcados en estos nuevos episodios, intentando cumplir con las altas expectativas puestas en millones de hogares a nivel planetario. Aprovechando esta tesitura, el casino online Betway presenta su guía ‘La Casa de Papel en Números’ para servir como herramienta a tantas y tantas personas que siguen casi en primera persona las andanzas de sus idolatrados personajes con apodos de urbes del mundo.

Uno de los aspectos que más destaca en esta ficción de habla hispana con categoría sobresaliente es el vestuario. El color rojo es sinónimo de resistencia y revolución, y en esta producción está presente en buena parte de la trama. Los asaltantes a la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre visten monos rojos junto con caretas de Dalí, los que les hacen inconfundibles a ojos del gran público.

La repercusión de esta obra de culto es inaudita. Con el estreno de la tercera temporada hasta 34.355.956 cuentas diferentes de Netflix la reprodujeron durante la primera semana de emisión. Todas las previsiones apuntan que, con estos nuevos ocho episodios, estas cifras quedarán obsoletas, creciendo ostensiblemente.

El regreso de La Casa de Papel es ya una realidad. Es hora de que millones de fans disfruten de nuevo de las aventuras de esta curiosa banda. ¿Cumplirá este nuevo turno con las expectativas generadas antes de su estreno?