Temen tianguistas crisis económica

Yamilet Gámez
El Mundo de Orizaba

Ciudad Mendoza.- Más de 500 comerciantes que ocupan cerca de 10 cuadras del primer cuadro de la ciudad, no se les permitió instalarse ayer ante la pandemia por covid-19 y así promover la Sana Distancia, no obstante, hay molestia, pues esta medida no aplicó para todos los comercios.
El tianguis de los martes queda suspendido por tiempo indefinido; en la mañana de ayer las cuadras que ocupan los tianguistas sobre la calle Madero y Matamoros permanecieron acordonadas y resguardadas por la Policía de Proximidad Social y Protección Civil Municipal.
Este es uno de los tianguis más importantes y grandes de la región, alberga a comerciantes de diferentes municipios y otros estados.
Son diferentes productos los que se ofertan, nuevos y de uso, desde ropa, muebles, herramientas, utensilios de cocina, calzado, libros, juguetes, plantas, cosméticos, electrónicos, blancos y otros artículos.
Este martes las calles Francisco I Madero, Matamoros, Belisario Domínguez, entre otras estuvieron vacías, algunos aplaudieron la decisión, pues además se permite el libre tránsito y se mantienen las calles limpias, sin embargo, para los tianguistas es una afectación.
Los tianguistas lamentaron la decisión, pues para muchos está es su única forma de conseguir ingresos y esta medida paraliza totalmente sus finanzas, son pérdidas totales que no recuperan dado que este día llegan a la cabecera municipal miles de clientes de los municipios aledaños y la sierra.
De este tianguis dependen cientos de familias, siendo más afectados los tianguistas mayores de edad que carecen del apoyo de su familia y de ayuda gubernamental, así como madres solteras.
La molestia de los tianguistas radica en el hecho de que los comercios que venden antojitos, comida preparada, entre otros alimentos en la vía pública, siguen operando sin ninguna restricción y sin seguir alguna medida sanitaria.
Esperan que en otros municipios donde también se instalan les permitan seguir trabajando, no obstante, están temerosos de que la desicion se replique, pues esto implica que entren en crisis financiera.