F1 enfrenta otro problema

Agencias

Los equipos de Fórmula Uno no podrán desarrollar durante este año el monoplaza para la temporada 2022, en la que se producirá el cambio de reglamento retrasado un año por la pandemia de coronavirus, según anunció el Consejo Mundial de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA).
La decisión anunciada este martes impide desarrollar ese nuevo coche desde el pasado 28 de marzo hasta fin de año y forma parte de una batería de medidas de la FIA con el objetivo de reaccionar al acortamiento del calendario provocado por la crisis sanitaria mundial y “contener al máximo posible los costes” que tendrán que afrontar las escuderías de la categoría reina.
Los proveedores de motores de la Fórmula Uno tendrán que parar durante tres semanas (21 días), a elegir entre marzo y abril, medida que se une a la ya anunciada el 19 de marzo de retrasar el cambio de reglamento del campeonato previsto para 2021 a 2022, de manera que los equipos competirán en el próximo año con el mismo chasis que habían diseñado para esta temporada.
El Consejo Mundial de la FIA aprobó también que la federación pueda cambiar varios artículos del reglamento deportivo sin necesidad de tener la unanimidad de todos los equipos, ya que solo necesitará el apoyo del 60 % de los competidores.
Además, la FIA y la Fórmula Uno podrán cambiar el calendario sin requerir una votación de los equipos y añaden un día de pruebas para jóvenes pilotos tras el último Gran Premio de la temporada, en el que cada equipo podrá utilizar sus dos monoplazas.
Por otra parte, si el campeonato de Fórmula Uno queda reducido a 14 carreras o menos, se reducirán el número de componentes de motor que podrá usar cada piloto durante la temporada, de tres a dos unidades de cada uno de los componentes de la unidad de potencia (motor, unidad MGU-H, turbo, almacenamiento de energía y unidad MGU-K).