Divide covid-19 a clase política

Agencia AVC

Xalapa.- La contingencia sanitaria que generó el coronavirus en la entidad veracruzana, como en el resto del país y en otras regiones del mundo, polarizó a la clase política local.
La oposición criticó las pocas o nulas medidas sanitarias ante la contingencia, acciones que se han tenido que ir implementando en las últimas dos semanas; mientras que Morena y el Gobernador Cuitláhuac García Jiménez, ha señalado que el tema se está usando políticamente.
A las acusaciones contra la oposición, también se le suma el deslinde que el Gobierno del Estado, a través de la dirección de Transporte, que exhibió la propaganda política en la que incurre la diputada local Jessica Ramírez Cisneros, y el suplente federal, Sergio Gutiérrez Luna.
Los dos representantes del distrito de Minatitlán repartieron gel antibacterial y medallones para taxi con sus nombres, logos de Morena y Gobierno del Estado, lo que podría ser considerado un delito electoral: actos anticipados de campaña y desvío de recursos públicos para promocionarse.

Gastos vs elecciones
El 16 de marzo, después de varios días en los que la oposición y alcaldes exigieron medidas sanitarias ante la contingencia por el coronavirus, el gobierno de Cuitláhuac García Jiménez anunció las acciones para sobrellevar la pandemia. Entre las medidas administrativas, mencionó, iba a enviar una reforma al Congreso local para adecuar el código electoral y la Constitución Política, y reducir en más de 500 millones de pesos el gasto en la organización de las elecciones locales.
Sin dar mayores detalles, solo planteó reducir el gasto de mil 200 millones de pesos a 697 millones 857 mil 519 pesos en la selección de diputados locales y alcaldías, siempre y cuando estuvieran en posibilidad de cambiar la Constitución.
Al modificar el Código Electoral solo se reduciría el gasto en 200 millones de pesos, el OPLE se quedaría con un presupuesto de 988 millones 664 mil pesos. El anuncio del mandatario fue criticado por todos los líderes del PAN, PRD y PRI. Joaquín Guzmán, Jesús Velázquez y Marlon Ramírez, desacreditaron la propuesta, pues además que podría ser inconstitucional, busca debilitar económicamente a los institutos políticos, previo al proceso electoral.
Incluso, se planteó que era una hipocresía del Ejecutivo, el querer reducir el gasto en elecciones, cuando no ejerce el presupuesto anual, provocando el subejercicio de los fondos públicos y su devolución a la federación. Suspensión de clases provoca dimes y diretes entre titular de la SEV y alcaldes de oposición.
Ese mismo día se reiteró que se suspenderían clases a partir del 20 de marzo y hasta el 20 de abril retomando labores el día 23. Sin embargo, sin dar alguna explicación se anunció que, en Veracruz, Boca del Río, Alvarado y Medellín, la medida se aplicaría a partir del 17 de marzo.
Algunos otros alcaldes de Orizaba y Lerdo de Tejada, determinaron adelantar la suspensión de labores al 17 de marzo, lo que generó malestar entre las autoridades estatal, pues dijeron que ellos no tienen atribuciones. El secretario de Educación de Veracruz, Zenyazen Roberto Escobar Pérez, recordó que la nómina la paga el Estado, por lo que la decisión de suspender labores solo era competencia del ejecutivo estatal.
“Con mucho respeto, quién paga la nómina de los maestros es el Estado, además que en este caso se ha acatado las indicaciones del secretario de Salud federal, que es un especialista que tiene bien medida la curva de la enfermedad” dijo, al tiempo que señaló que las acciones de los presidentes municipales podrían generar desorganización.