Historia de amor

De la Redacción
El Mundo de Orizaba

El amor más puro ha unido los corazones de Elena María Huerta Díaz y Édgar Miguel Rojo Barreras, quienes este fin de semana celebraron la alianza de sus vidas en matrimonio, bajo una velada caracterizada por la elegancia, distinción y claro, la compañía de quienes fueron importantes testigos del bello acontecimiento.
Un escenario de flores blancas recibió a la pareja en la iglesia de La Concordia donde ambos caminaron acompañados de sus padres, María Elena Díaz Lammoglia de ella y de él, Dora Alicia Barreras y Rogelio Rojo Vega para recibir el sacramento; el novio portó un smoking color negro, mientras Elena lució bellísima con un vestido entallado color blanco que eligió para el gran día, así como el maquillaje y peinado que resaltaron su expresión y un ramo de tulipanes y orquídeas blancas, perfecta combinación para su ajuar.
De pronto los sentimientos invadieron a la pareja, y no fue para menos, pues en el día de su boda es inevitable sentir tantas emociones; sobre todo se mostraron más enamorados que nunca, felices y emocionados por emprender un camino juntos, de la mano y para siempre y listos para continuar siendo felices pero ahora bajo la ley de Dios.
Más tarde se vivió una elegante recepción en el ex convento de San José, la ambientación fue totalmente sofisticada, entre velas, arreglos de rosas blancas con un estilo muy clásico. Los invitados departieron un deleitable banquete, mesa de carnes frías y quesos, una variedad de vinos y lo más importante de todo; digirir buenos deseos a Elena y Édgar en esa, la noche más importante de su vida en pareja.
¡Felicidades!