Tres meses sin médico

Acantilado

Israel Velázquez G.*

El coronavirus metió ya al estado de Puebla en una crisis de cuya magnitud aún no tenemos idea y ante la cual los tres niveles de gobierno se ven lerdos, por decir lo menos.

Tepango, Ahuacatlán y Huehuetla, por ejemplo, ya no tienen maíz que alcance para satisfacer la demanda normal de los habitantes. Los especuladores niegan o encarecen impunemente este y otros productos de necesidad básica cuando el país vive una crisis de salud. No, hasta ahora no hay nadie que los sancione.

En Ahuacatlán, municipio con muy alto grado de marginación, el maíz se estuvo vendiendo al doble de su precio normal en tiendas particulares; los habitantes creen “que lo están acaparando para encarecerlo en las próximas semanas”; en San Mateo Tlacotepec, la comunidad más grande de Ahuacatlán, desde hace tres meses los habitantes no tienen médico, situación de la que informaron el viernes 20 de marzo a Gerardo Márquez Morgado, delegado en la región de la Secretaría de Gobernación a cargo de David Méndez Márquez.

Hasta este miércoles, los habitantes de San Mateo Tlacotepec no tenían idea de qué hizo con la información que le dieron, Márquez Morgado, un priista que sirvió al morenovallismo y ahora opera para el gobierno de Luis Miguel Barbosa Huerta.

Condiciones similares a las de Tepango, Ahuacatlán y Huehuetla se encuentran en Cuetzalan, Huauchinango, Tlatlauquitepec, Zacatlán y Atlixco, estos últimos promovidos en los ámbitos nacional e internacional como destinos turísticos.

Una excelente nota pensada por Lucero Hernández, editora general de Datamos, e investigada por Maribel Velázquez, da cuenta de que 216 de los 217 municipios de Puebla tienen población indígena y de que el 60 por ciento de ella, alrededor de un millón 94 mil 923 personas, se concentra en 26 municipios en donde 151 mil 365 habitantes no tienen agua entubada en sus hogares.

Y sin agua, ¿cómo van a lavarse las manos en tiempos de la pandemia? Hasta el año 2015 los municipios con más indígenas sin acceso a agua entubada eran la ciudad de Puebla con 52 mil 263 personas; Ajalpan con 19 mil 686 y Tehuacán con 14 mil 270. Mas la falta de agua y el encarecimiento del maíz no es lo más grave: en Zacatlán, Ahuacatlán, Teopantlán, Tepango y Olintla falta quipo en unidades médicas e información de las autoridades.

Otro punto hasta ahora no mencionado por las autoridades del estado de Puebla es el regreso de poblanos que salen de la Ciudad de México por la semana santa y también porque el coronavirus los ha dejado sin su trabajo: al municipio de San Felipe Tepatlán, por ejemplo, regresan decenas de personas que trabajan temporalmente en la construcción y esto implica que decenas de familias indígenas se quedarán sin ese ingreso económico. Aún no saben, aún no sabemos, durante cuántas semanas no van a tener un ingreso para solventar sus necesidades básicas…, y hasta ahora ninguna, absolutamente ninguna autoridad se ha acordado de los habitantes indígenas del estado de Puebla.

Al margen

En China entre 75 y 80 por ciento de todas las transmisiones de coronavirus ocurrieron en grupos familiares; ese patrón se ha repetido en Estados Unidos: siete miembros de una familia en Nueva Jersey fueron infectados; cuatro ya han muerto, informó el 24 de marzo en un artículo de The New York Times.

@IsraelV_mx / [email protected]
*Director editorial de www.datamos.com.mx

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz