Pese a cierre de Ojito de Agua, gente acude a divertirse

Yamilet Gámez
El Mundo de Orizaba

Para evitar posibles contagios por el covid-19, en las comunidades también están siendo cerrados los nacimientos de agua que sirven como punto de recreación, no obstante, la población no acata las recomendaciones.
En la comunidad de El Encinar, el Ojito de Agua además de permitir el abasto de agua a los habitantes, sirve como área de recreación debido a su ubicación y la belleza del lugar.
Fue el pasado viernes cuando las autoridades comunitarias cerraron el nacimiento de agua con cinta amarilla; junto con las autoridades de Protección Civil de Nogales acudieron a clausurar el lugar.
Se entregó información en folletos a quienes estaban conviviendo, con la finalidad de que conozcan las recomendaciones de la Secretaría de Salud y los síntomas del covid-19.
A pesar de los esfuerzos de las autoridades y las fatales consecuencias que ha dejado la pandemia, la población parece aún no comprender la gravedad, pues durante el fin de semana, continuaban utilizando este espacio de recreación.
Motivados por las altas temperaturas que se registraron en días pasados y debido a que algunas personas no están laborando y los jóvenes no están yendo a la escuela, el Ojito de Agua era una opción a pesar de la contingencia.
A pesar de la Cuarentena las personas seguían asistiendo, de ahí que las autoridades optaran por cerrar el lugar, sin embargo, aunque en menor número, las personas siguen acudiendo.