Córdoba semi vacía por temor a coronavirus

Ana De la Luz
El Mundo de Córdoba
 
En el corazón de la ciudad la sensación de miedo por el riesgo de contagio del Coronavirus va en aumento y se refleja en la ausencia de paseantes en el parque; los fieles en la Catedral que ayer fue cerrada y de comensales en los restaurantes, impactando drásticamente la economía de los diversos sectores.
Ahora caminar por las avenidas 1 y 3 resulta hasta menos peligroso, debido a que la afluencia vehicular también disminuyó y las calles lucen semi vacías, salvo aquellas donde es el paso obligado del transporte público. Hasta las sucursales bancarias restringieron el acceso.
Tan sólo los taxistas ahora “se guardan” más temprano que cuando se ha tratado de reforzar medidas por la inseguridad, pues al ser uno de los prestadores de servicio con atención directa a sus clientes, el temor de infectarse les enchina la piel.
En el emblemático parque 21 de mayo, las parejas, familias completas y estudiantes brillan por su ausencia; sólo algunos jóvenes y adultos mayores, a pesar de los riesgos, se rehúsan a dejar de sentarse bajo la sombra de un árbol, a pesar de que éste restringió los accesos a ese lugar, conminándolos a irse a su casa.
Los boleros intercambian miradas de preocupación pues son contados los clientes que acuden a lustrar su calzado y los globeros de igual forma resienten la baja afluencia de paseantes; ni siquiera la venta de frutas y helados por las altas temperaturas reportan algún repunte.
Una de las escenas que poco se hubiese imaginado ni aún con los hechos delictivos que se han registrado, es mirar las mesas vacías en el corredor de restaurantes de los Portales. Los meseros comparten que hay preocupación, si bien cuentan con los insumos para protegerse, el miedo es inevitable y la tensión de cómo será su economía familiar en los siguientes días, también aumenta.