Pega crisis a don Luis en su peluquería

Pablo Salas
Cortesía

El brote epidémico covid-19 ha provocado una declaratoria de emergencia en la ciudad, con el fin de evitar contagios entre la población y específicamente en niños y adultos mayores se estableció un periodo de cuarentena y cierre temporal de establecimientos.
Luis Ruiz es un peluquero, a sus 80 años continúa atendiendo a su clientela, pues esta es su única forma de sustento económico.
El Tepeyac es la peluquería que su padre le heredó a él y su hermano, más de 60 años de tradición son la carta de presentación de su establecimiento.
De lunes a sábado don Luis como es mejor conocido en el rumbo, dedica su tiempo al arreglo estético de los caballeros. No obstante su rutina y asistencia de cliente al establecimiento cambio de forma drástica, situación que lo mantiene preocupado.
Menciona que su actividad depende del flujo de personas, situación que no ocurre con normalidad desde la contingencia sanitaria que vive el país. Los clientes asisten con menor frecuencia, posiblemente un número menor a la mitad; por las mañanas la actividad es nula, por la tarde el panorama es distinto.
Reconoce que jamás había vivido una situación similar, sin embargo, el continua con su actividad normal, que practica desde los 17 años. Menciona que los clientes son escasos pero en cierta medida llegan a su establecimiento en Sur 17 y Oriente 5.
Depende de su trabajo a diario, no obstante su frecuencia de cortes disminuyó a menos de la mitad, aunque el continuará ofreciendo sus servicios a las personas que lo requieran. Las tardes son el momento del día cuando más clientes llegan, en su mayoría personas que tienen que trabajar.
Destaca que un sector muy importante para su establecimiento, son los estudiantes, pero por el momento se encuentran en un periodo de cuarentena. Considera importante tener su peluquería como un establecimiento dentro de las medidas sanitarias posibles.
Admite que la situación es un tanto de riesgo, pero en cambio manifiesta un grado entusiasta, confía en que pronto las cosas cambiarán. Las noticias y medios impresos son las fuente donde don Luis consulta el estado de coronavirus, a través de ellos se entera y toma sus propias medidas de preocupación.
Por el momento analiza la posibilidad de ir a casa y descansar, panorama que es desconocido para el, pues desde hace más de 60 años ha estado en el mismo rumbo. Recomienda a los clientes asistir únicamente una persona, además procura ofrecer gel antibacterial a los usuarios.