Los rostros de Nayeli

Raymundo García G.
Diario El Mundo
Combinando el realismo con el surrealismo y la implementación de técnicas mixtas, la pintora Nayeli Herrera Herrera convierte el semblante de las mujeres en arte.
Como su obra titulada “Mi felicidad” donde retrata fielmente la sonrisa y expresión de su hija, de apenas 10 años, quien posó para que su madre pudiera plasmarlo con óleo sobre un lienzo.
Nayeli Herrera es una pintora nata, comenzó a hacer dibujos y realizar sus primeras pinturas a la edad de cinco años dado que procede de una familia originaria de Uruapan, Michoacán, que le gusta el arte y le apoyó en sus proyectos.
“Siempre me han gustado dibujar, desde los cinco años que mi papá me compraba colores. Cuando cumplí diez años mis padres me ingresaron a un taller de arte en Michoacán”, dijo y comentó que a los 14 años pintó unos alcatraces en un vestido de manta y con este concursó y obtuvo el primer lugar.
Luego de casarse cambió de domicilio al municipio de Rafael Delgado, Veracruz, estando en la región de Orizaba se inscribió en el IMBAO para tomar clases de pintura y así poder perfeccionar su técnica y profesionalizar su trabajo.
Posteriormente incursiona en la escultura con el maestro Daniel Arcos, en el municipio de Río Blanco.
Hasta el momento ha logrado hacer una colección de 91 obras de arte; algunas de sus pinturas ya han sido vendidas en el extranjero, como España, Argentina y en Estados Unidos, otros en el interior de la República Mexicana como Sinaloa, Baja California, Jalisco, Michoacán, Durango, Puebla y México.
También tiene obras en exposición, unas en Río Blanco y otras en el teatro Ignacio de la Llave.
Aparte de artista es ama de casa, diseña ropa y da clases de artes, que a la vez combina con sus clases de escultura que recibe en la galería del museo Grand Daarmont, del Consejo Ciudadano de Cultura en Río Blanco.
Ser madre y pintora no ha sido complicado para ella, pues aprovecha la mañana en que su hija va a la escuela para dedicarle tiempo al arte, mientras que por las tardes su esposo le dedica tiempo a su hija practicando piano.
Los sábados Nallely practica sus técnicas en el Jardín del Arte ubicado detrás del Palacio de Hierro, mientras su esposo da clases de piano en su domicilio.
Nallely tiene 30 años de edad y 25 de dedicarse a las artes, actualmente domina todas las técnicas de pintura como óleo, acuarela, pastel, pastel graso, acrílico, carboncillo, tinta china, y técnicas mixtas, donde combina las anteriores.
En la escultura ha realizado una medusa y unos payasitos, porque apenas empieza a incursionar en este arte, pero tiene el objetivo de alcanzar metas como lo ha logrado con la pintura, es decir que sus obras puedan ser vendidas y expuestas en otros países.