Cae hasta 60% servicio de taxis

Pablo Salas
Cortesía

Producto de la contingencia sanitaria covid-19, taxistas en la ciudad y la región han registrado una disminución en sus servicios de un 60 por ciento, esto también se refleja en sus ingresos, que disminuyeron a más de la mitad, de un promedio de 250 a 300 pesos diarios, a únicamente 150 pesos.
El panorama en la ciudad es desalentador y triste para los trabajadores del volante, quienes en su sitio esperan con cierta desesperación y aburrimiento, mientras piensan en laborar en algo alterno.
Raúl Martínez, es taxista de medio tiempo, su jornada laboral inicia a las de seis de la mañana y termina a las 16:00 horas, justo cuando tiene que entregar la unidad al compañero en turno. Desde la semana pasada su rutina cambio, ahora tiene que trabajar tiempo completo, doble, para medio rendir una cuenta a su jefa.
Reconoce que en algún momento se desespero y entregó la unidad de transporte a su dueña, sin embargo, la administradora le realizó una oferta en solidaridad ante momentos difíciles. Ahora solo tiene que pagar 150 pesos a razón de la cuenta de un servicio de tiempo completo de 12 horas, a pesar de esto sus ganancias son escasas.
Diariamente estaba ganando un promedio de 250 dependiendo el turno y el día, esto con cuenta pagada e insumo de gasolina, desgraciadamente desde la semana pasada mi sueldo es de 150 por un turno completo, la cuenta disminuyo de 300 a 180 pesos, aparte la gasolina bajo de precio, aunque prácticamente no nos beneficia, aseguro.
La poca afluencia de personas en las calles de la ciudad han provocado que tengan parar sus labores. Sitios como el Melchor Ocampo lucen con las unidades esperando usuario, no obstante las medidas sanitarias no permiten copiloto en unidades de taxi, situación que genera impedimento en su servicio.
Por otra parte, un gran porcentaje de ruleteros trabajan bajo el sistema de radio taxi, pero a raíz de la declaratoria de emergencia, los servicios asignados disminuyeron drásticamente. Entre 40 a 60 minutos tiene que esperar para ser designados a un servicio, pasando de un tiempo de espera de 20 minutos al triple.
Para el señor Arturo Jiménez, está situación le genera preocupación y desesperación, afirma que en los últimos cinco días, sus llamados por servicio disminuyeron a la mitad.
Ante este desalentador panorama ha pensando seriamente en laborar en dos lugares diferentes.
Estoy en pláticas con un familiar para trabajar en dos lugares, por la mañana continuar con mis labores de taxista, mientras en la tarde realizar viajes para una tienda de comercio; me preocupa que apenas inicia la cuarentena.