Dejan guardia para vigilar el transporte

Ana De la Luz
El Mundo de Córdoba

La Delegación de Transporte Público hasta ayer aún mantenía una guardia para el monitoreo de las unidades que ofrecen el servicio, tanto autobuses urbanos y foráneos como taxistas, para que éstos cumplan con las medidas preventivas.
La dependencia que disminuyó su atención a los usuarios en las oficinas por la instrucción a nivel Estado como medida precautoria, recordó que ante la contingencia sanitaria de manera reciente sostuvo una reunión con integrantes de la Coalición de Transportistas del Estado y la Coalición de Taxistas.
Como resultado, entre los principales acuerdo es que en las unidades de transporte público de cualquier modalidad deben cumplir con el uso de cubre bocas por parte de los conductores, el lavado frecuente de manos y uso de gel antibacterial.
Además, deberán mantener limpios los vehículos que implica someterlos a un proceso de desinfección, considerando los viajes que realiza cada una de las unidades y evitar el sobrecupo para tratar de apegarse a la recomendación de “Susana distancia”.
“Se trata de que como transportistas sean responsables en la forma de cómo ofrecen el servicio para que cumpliendo con las recomendaciones que nos dicta la autoridad de salud, no se exponga ni a los conductores ni a los usuarios”.
Luego de que el gobernador Cuitláhuac García informó que algunas dependencias trabajan con guardias, se observó un aviso en la fachada de la oficina regional de Hacienda del Estado donde advierte: “No habrá servicios de Transporte Público ni trámites para unidades de procedencia extranjera, hasta nuevo aviso”.