Permea corrupción y extorsión en Fiscalía

Jessica Ignot
El Mundo de Orizaba

La exfiscal de Personas Desaparecidas, Fabiola “N”, quien hoy es procesada por corrupción, no sólo pedía dinero a las familias para poder integrar las carpetas de investigación o avanzar en los procesos, sino desapareció evidencias que contenían información relevante para resolver los casos.
Ana María (nombre ficticio a petición de la víctima) relata cómo fue extorsionada por la exfiscal, quien en seis ocasiones le pidió dinero, en total le fueron entregados 27 mil pesos.
Ella relata que tras la desaparición de un familiar, Fabiola recibió la denuncia por ser fiscal especializada en atención a personas desaparecidas de la zona centro del Estado de Veracruz, junto con la carpeta recibió indicios para la investigación.
Indicó que ella iba acompañada de otra persona cuando se entrevistó con Fabiola, cuando acudió a presentar la denuncia la exfiscal le refirió que tenía mucho trabajo y estaba muy estresada, pero que le depositara la cantidad de $5 mil a una cuenta de Oxxo, por lo que su acompañante salió a hacer el depósito y regresó para entregarle el baucher; tras esto le tomó la declaración por comparecencia.
La víctima relata que tuvo comunicación con la exfiscal para que le indicara el estado de la carpeta de investigación, hubo ocasiones en que le ponía el altavoz y le decía que estaba entrevistando a personas relacionadas con el caso de su familiar.
La víctima relató que cada 15 días Fabiola le solicitaba dinero para la gasolina y gastos del personal a su cargo, para lo cual le hizo depósitos de 5 mil, de 4 mil y de 3 mil pesos, sumando una cantidad total de 27 mil pesos.
Los números de cuenta que la exfiscal le proporcionó para hacer los depósitos eran de ella y de su hija. Por lo cual la víctima tiene los bauchers que comprueban tales depósitos.
Con el paso del tiempo, la víctima se dio cuenta que la carpeta de investigación de su familiar no avanzaba; por lo que solicitó un cambio de fiscal, el cual procedió y tras recibirlo el nuevo fiscal y con los cambios en la dependencia, logró obtener una copia de la carpeta de investigación.
En la cual se percató que ninguna de las pruebas que Fabiola “N” le dijo que estaban contempladas en el caso fueron inscritas a la carpeta de investigación.
Al hacer una revisión exhaustiva de este documento, Ana María se percató que no existía ninguna entrevista a testigos como la ahora exfiscal Fabiola le había comentado y que incluso le ponía el altavoz para que escuchara la interrogación.
También se perdieron evidencias que podrían servir para dar con el paradero de su familiar y descubrir a las personas que cometieron el delito de desaparición.
Ante estas irregularidades, Ana María decidió darlas a conocer e interponer una denuncia en contra de la ex fiscal no sólo por corrupción y extorsión sino también por la negligencia en la integración de las carpetas de investigación de su familiar desaparecido.