La leyenda de Carbajal

Tomás Setién Fernández
El Mundo de Orizaba

Para alcanzar antes que nadie, el récord de haber participado siquiera en un encuentro, durante cinco copas del mundo, no todo resulta fácil en extremo, todo lo contrario, sufrir para merecer la gloria, y de goles, Antonio Carbajal recibió fuertes castigos en sus primeras intervenciones en Mundiales.
Como aquellos cuatro tantos registrados por el Seleccionado de Brasil, cortando el listón emblemático del propio Estadio Maracaná en 1950, yendo a recoger el esférico Carbajal tras el primer tanto de Ademir, su primer verdugo al minuto 30 de acción, por cierto la defensiva que mal cobijó a La Tota estaba formada por Alfonso Montemayor que fungía como Capitán azteca, José Antonio Roca, Rodrigo Ruiz y Felipe Zetter.
Mientras que el último tanto recibido por Carbajal en la fiesta de los Mundiales le fue anotado por el checo Masek, apenas al minuto 1 de juego, el día en que celebraba su cumpleaños uno de los grandes porteros del futbol mexicano.
Recordando que el último partido de Antonio en Mundiales, en Inglaterra 66 quedó cero por cero ante Uruguay, un cero que muy contadas veces pudo llevar al cabo el mártir habitante de la ciudad de León.
Con solo una victoria y un empate registrado a través de varios años, teniendo su tanto más cruel en Copas del Mundo el registrado por Joaquín Peiro que hizo ganar a la Selección de España en el Mundial chileno, habiendo tenido Carbajal su mejor partido en Copas del Mundo, siquiera la brillante Tota colocó el candado dentro de aquel su postrero partido en Mundiales enfrentando a Uruguay.
Y de plano la gran verdad, los mejores récords del mundo en una cancha de futbol están llenos de sonrisas, y a la vez de sangre, sudores y lágrimas.