Esclarecen accidente donde murieran Alonso y Moreno Valle

En la conferencia de AMLO, la SCT dio el dictamen final del helicopterazo de 2018. (Foto especial)

Redacción

“Los actuadores lineales del helicóptero fueron la clave de lo que pudo ser el accidente” donde murieran Erika Alonso, gobernadora de Puebla y el senador Rafael Moreno Valle, informó esta mañana Javier Jiménez Espriú, secretario de Comunicaciones y Transportes (SCT).

Durante la conferencia mañanera del presidente Andrés Manuel López Obrador, Jiménez Espriú dio a conocer el informe final del dictamen causa probable del accidente del pasado 24 de diciembre de 2018.

Después de las investigaciones, dijo, antes de que el helicótero impactara con el terreno la aeronave no registró ningún desprendimiento, “no se cayó ninguna pieza durante el vuelo, hay testigos que señalaron que el helicóptero giró de pronto hacia el lado izquierdo y se impactó invertido contra el terreno”.

De los restos del cuerpo básico del helicóptero, de los motores y el sistema de rotores, no se reveló evidencia de mal funcionamiento o falla que hubieran impedido la función normal de la aeronave, “ninguna de las partes fundamentales del helicóptero falló”, explicó.

Jiménez Espriú indicó que la clave de lo que pudo causar el accidente fueron los actuadores lineales de alabeo de los Sistemas de Aumento de Estabilidad (SAE) 1 y 2, pues 13 días antes del accidente, se reportaron daños en el SAE 2, que ya había sido reparado con anterioridad, sin embargo, el helicóptero continuó operando así.

Además, una tomografía computarizada al otro actuador lineal, reveló que tenía dos tornillos sueltos.

Con base en lo anterior, dijo, se pudo determinar que el alabeo repentino hacia la izquierda se debió posiblemente a que ambos actuadores lineales de alabeo se extendieron de manera simultánea, sin haber sido comandados por el piloto, “provocando que el helicóptero se invirtiera e impactara con esa configuración contra el terreno”.

Aclaró que esta causa probable se obtuvo a pesar de que “la información disponible para la investigación fue limitada debido a la falta de registradores de vuelo protegidos contra impactos y al daño severo al helicóptero por el impacto contra el terreno y posterior incendio”.

Señaló que hubo factores contribuyentes para el accidente, como la práctica inadecuada de operaciones, mantenimiento y despacho por parte del Taxi Aéreo y de la empresa de mantenimiento.

También la decisión del Taxi Aéreo y de la tripulación de continuar realizando vuelos a pesar de tener conocimiento de los fallos que presentaba la arronave, y la insuficiente supervisión del mantenimiento y operación del helicóptero por parte de la Dirección General de Aeronáutica Civil.

En conclusión, de acuerdo con la Lista de Equipo Mínimo que establece el fabricante, el helicóptero XA-BON accidentado el 24 de diciembre de 2018, no debió haber volado, debió haber estado en tierra, “esto es una falla enorme”, aseguró.

Aseguró que por tanto, realizarán auditorías técnicas y administrativas a la empresa operadora “Servicios Aéreos del Altiplano S.A. de C.V.” y al taller de mantenimiento “Rotor Flight Services, S. de R.L. de C. V.”, suspendiendo temporalmente sus operaciones hasta contar con el resultado y tomar las acciones definitivas.