Regalo en Ciudad Universitaria

Tomás Setién Fernández
El Mundo de Córdoba

Cuántas y cuántas anécdotas en torno a las taquillas del estadio Puma dentro de sus malos y peores momentos que hicieron que llegara uno a comprar el boleto de sol general un día sábado por delante sin tener a una sola persona adelante o atrás, dentro de los tiempos de Leonel Bolsonello que ya inclusive retirado de la amada profesión se dio el tiempo necesario para jugar en forma amateur con una buena cantidad de billetes en la bolsa en aquel equipo realmente inolvidable regenteado tanto por Benito Trujillo y José Luis Ruiz Ameca.
El partido que jugaba Pumas era ante el Morelia con el raro horario de las seis de la tarde en jornada sabatina, solicitando el ticket de ingreso al querido estadio, pagando con cien pesos, que dejaron en forma atónita al responsable del boletaje, que se dijo no tener cambio. Debido a que un seguro servidor era el primer aficionado a Pumas que solicitaba la entrada al hogar universitario, y eso cuando realmente faltaban menos de diez minutos para el comienzo del partido.
Entendiendo bien las razones el amable taquillero, que termino regalando el ticket, solicitando a la vez que una vez terminado el partido, le llevase uno el dinero justo y preciso para la práctica de una contabilidad perfecta en su lugar de origen. Pero como aquella vez perdió el equipo de la UNAM, todo se olvido, esperando que el amable taquillero haya logrado sostenerse en la chamba.