Me han dicho loca, pero yo sólo quiero proteger Tamiahua: alcaldesa

AVC

Para evitar contagios de Covid-19, en Tamiahua, Veracruz, cerraron los acceso a las playas, se estableció un retén que restringe el acceso a visitantes de otras entidades, se han establecido guardias sanitarias que vigilan la presencia de foráneos, y se ha pedido a la población resguardarse en sus domicilios y evitar reuniones multitudinarias.

Las medidas anunciadas a nivel municipal, luego de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró al coronavirus una pandemia mundial, causaron asombro entre los habitantes del municipio, y de otras localidades de la entidad: ¡Exageran!, dijeron algunos ciudadanos, e incluso autoridades del gobierno estatal, que encabeza Cuitláhuac García llamaron a las autoridades municipales a no adelantar medidas restrictivas de movilidad ciudadana.

Pero la presidenta municipal de Tamiahua, Citlalli Medellín defiende las medidas implementadas desde el lunes 16 de marzo. Afirma que con ellas, cumple con su obligación legal de proteger a los habitantes que gobierna.

“Me han dicho loca, me han dicho exagerada, me han dicho que no tengo la atribución de prohibir el acceso a las playas, o restringir el libre tránsito, pero yo no pienso en entrar a un debate, sé que mi obligación es salvaguardar la vida de los tamiahuences”, dijo la presidenta en una entrevista con Avc.

Y explicó tener motivos razonables para comportarse como lo hace: ella encabeza los retenes de vigilancia, supervisa que la población permanezca en su casa, envía mensajes en Facebook pidiendo a los ciudadanos permanecer en cuarentena.

“Yo estoy viviendo en carne propia la tragedia del coronavirus porque mi hijo, mi nuera y mi nieta de seis meses viven en Florencia, Italia, y con ellos he vivido los peores diez días de esta tragedia. La gente no cree lo que sucede en Europa, y no dimensiona lo que viene para nuestro país.

“Hablo con ellos todos los días, y por su testimonio, sé que están padeciendo el desabasto de alimentos. Mi nieta se está alimentando con 500 gramos de leche durante una semana, ella llora porque tiene hambre, y quisiera comer más. Mi hijo y mi nuera están comiendo muy mal porque están racionando la comida”, relató.