El peligro de la psicosis

Ana De la Luz
El Mundo de Córdoba

La psicosis en torno a la pandemia del coronavirus puede generar (o en su caso, empeorar) cuadros depresivos, de ansiedad, miedo y con ello, bajar las defensas del organismo del paciente lo que lo convierte en un cuerpo vulnerable a contraer el virus e incluso a que una persona crea que lo padece, sin que lo tenga, advirtió la psicóloga Laura González Díaz.
“El miedo es lo primero que se genera y de ahí vienen muchísimas cosas más. Obviamente no debemos perder de vista que si nos llenamos de miedo colectivo, de estrés pues proviene la ansiedad y nos viene a generar preocupaciones por ejemplo en materia económica y sobre qué va a pasar lo que nos debilita”, señaló.
Explicó que en términos generales cada uno lo está viviendo a la manera que lo está concibiendo pero de manera colectiva la situación es de temor. Aunque en algunas personas hay un poco de indiferencia porque se resisten a creer en el impacto que está causando la pandemia del coronavirus en el mundo.
“Hay quienes no lo creen pero sí está afectando en la mayoría que temen por sus hijos, por sus papás. La cuestión del miedo está afectando la parte emocional de la gente”.

Aprovechar la
estancia en casa
La especialista recomendó aprovechar la estancia en casa por el aislamiento sugerido por los médicos para realizar cosas positivas desde leer un libro, hacer yoga o hasta aprender a tocar un instrumento, a fin de que le mente no les haga “una mala jugada”, ante el estrés, depresión o ansiedad.
“Lo primero es afrontar lo que sentimos, si sentimos miedo, hacer un poquito de conciencia y de eso partir para irnos por la parte positiva, no estresarnos tanto, buscar alternativas en casa; no es quedarse sin hacer nada, al contrario es como una invitación para ver que hay muchas cosas que podemos hacer para estar tranquilos y hasta creativos en convivencia con la familia”.
Aseveró que la problemática debe tomarse en serio sobre todo para quienes ya presentan cuadros depresivos o de ansiedad y hasta hipocondria, a quienes sugirió buscar ayuda profesional en línea para no salir y exponerse para que sus pensamientos negativos no sean más fuertes y se mantengan en calma.
“Muchas personas sin tener la enfermedad van a sentir que la tienen y eso va a llenar el cuerpo de estrés. Entonces la mente y las emociones también se verán afectadas negativamente. Esa falta de contacto que se sugiere es por precaución, no quiere decir que no le importes a los demás o que no se preocupen por ti, sobretodo los adultos mayores. No es aislarse del todo, pueden decirles palabras de ánimo por teléfono para no caer en una histeria colectiva”, advirtió.