Chuy, cromosoma de amor y talento

Mary Chuy Rodríguez
El Mundo de Orizaba

Con un cromosoma extra de talento, Jesús Aguilar Cisneros es destacado futbolista, pintor, baterista, cocinero, y este 21 de marzo, Día Mundial del síndrome de Down deja en claro que esta alteración genética, no ha sido impedimento para convertirse en destacado atleta especial.
Un talento nato es el que tiene Chuy, como es llamado cariñosamente, quien actualmente forma parte de las filas de Ángeles Especiales de Orizaba, equipo de futbol Down en el que es uno de los fundadores, agrupación que tiene el objetivo primordial de apoyar atletas con alguna discapacidad.
Gracias al apoyo incondicional de sus padres, los señores Lilia y Humberto, además del amor incondicional de su abuela Delfina, Jesús es hoy en día un joven de 22 años de edad muy seguro e independiente, pues su condición no lo limita a divertirse al máximo en lo que ama.
Con esa sonrisa que lo caracteriza, un amor que destila y esa nobleza compartió: “Yo me siento bien con mi equipo, gracias a mi mamá porque con sus apoyos he logrado muchas cosas como tocar el piano, la guitarra y cada día más cosas”.
Siendo su fan número uno, su mamá Lilia, camina con ánimo desde hace seis años que comenzó a incursionar en el balompié: “Me siento muy orgullosa de mi hijo, yo he procurado que mi hijo desarrolle muchas cualidades. Hace futbol, toca la batería, ya terminó su preparatoria especial”, comparte su mamá, quien añade que también ya ha tenido la oportunidad de trabajar tanto en una zapatería como en una cadena de cines en la ciudad.
Y resalta que los padres de familia deben ser los primeros para buscar mayores espacios para sus hijos, apoyarlos de manera incondicional, además de romper con ese estigma de esconderlos, que aún prevalece en algunos lados.
Con un futuro prometedor, Jesús seguirá al lado de los suyos haciendo un gran esfuerzo por mejores oportunidades para todas las personas con síndrome de Down.