Coffee Break Mari Carmen de la Garza Calderón Empatía femenina

De la Redacción
El Mundo de Orizaba

Este mes seguimos destacando a diferentes mujeres, en esta edición en la que semana a semana llevamos diferentes entrevistas.
Esta semana nos tocó platicar con la gentil y siempre sonriente Mari Carmen de la Garza Calderón, una mujer empatica, amable, noble y siempre dispuesta a luchar y ver por los suyos, con una personalidad increíble.
“Me considero una persona principalmente empática, soy muy cariñosa con mis hijos, tengo dos tesoros y una nieta que a sacado una parte que no conocía de mi, puesto que la amo como no me imagine se pudiera amar a los nietos, soy perseverante, ordenada, soy puntual, me gusta disfrutar todos los días de la vida ya sean lluviosos y soleados, a paso de los años he aprendido a controlar mi carácter, me gusta mucho la música, me fascina bailar.”
En entrevista con El Mundo Maricarmen se dijo una mujer de Dios, “soy una persona creyente de Dios y le doy gracias a todos los días por la oportunidad de vivir”.
A lo largo de los años ha logrado hacer un gran círculo de amistades verdaderas. “Tengo muchas amigas que admiro, y reconozco a cada una de ellas por la lucha que enfrentan cada día. Soy muy buena escuchando y si me piden mi opinión la doy, pero también se respetar que no todos piensan como yo”.
También nos comentó sobre las experiencias de vida que le ha tocado vivir, “sobre las experiencias de mi vida, te puedo decir que no todo es color de rosa, pero he sabido superar las adversidades, la vida y Dios me han dado la bendición de tener a mis padres juntos hasta ahora y unos hermanos increíbles que han sido mis pilares de contención.”
Sin duda una mujer perseverante, creyente y trabajando hacia sus metas todos los días.
“He aprendido que cada ser humano tiene sus alas para volar y se respetar el vuelo de cada quien desde mis hijos, les digo que camino quieren seguir y les doy mi punto de vista señalando que todo en esta vida tiene sus pagos o recompensa. Y que lo que elijan sea lo mejor, no olvidando que si se caen aquí estoy y con los brazos abierto para sobarlos y darles ánimo. Ellos son la bujía de mi vida.”
Se dijo una mujer plena, dichosa, con una familia maravillosa y que continua trabajando en su proyecto vida.
Su proyecto en la vida es ser feliz cada día, cada instante, cada momento, disfrutar hasta el respirar. Jamás deja de soñar y sueña envejecer junto a una playa o una paisaje, o donde sea agradeciendo a Dios todas las oportunidades que le da para abrazar a los que más quiere.