Sonreír y luchar

Mary Chuy Rodríguez
El Mundo de Orizaba

Hace siete meses, Adry Valente comenzó una lucha por salvar su vida.
De ser corredora con causa pasó a ser paciente de cáncer de mama, una enfermedad que en México ocupa los primeros lugares como causa de muerte en mujeres.
Esta carrera, la más importante en la vida de Adry, la asume con entusiasmo y buena actitud.
Tras ser motivada por su hermana América, en el año 2015 inició su camino en el running, deporte que le ha regalado importantes vivencias, una de ellas convertirse en corredora con causa, así que por varios años se dedicó a vender sus kilómetros en el asfalto para recaudar fondos económicos para los niños que padecen cáncer.
Siempre cuidando de su alimentación y su estado físico, jamás imaginó que en agosto del 2019 recibiría una noticia que cambió su vida para siempre, una detección de cáncer de mama le dio un giro de 180 grados. De manera dura, ha tenido que aprender a agradecer por cada día que abre sus ojos por las mañanas.
“En mi primera carrera fui una de las 100 últimas mujeres en llegar y aunque no me tocó medalla, fue ahí cuando me enamoré del running, poco a poco me fui metiendo más a las carreras, apasionándome, mejorando mis tiempos y subiendo al podio”, compartió Adry.
Su idea era seguir sumando kilómetros, aunque momentáneamente ha tenido que detener su paso, al no poder realizar actividad física como estaba acostumbrada. Por ahora está enfocada 100 por ciento en su tratamiento, pues está convencida de que tocará la campana de haber vencido al cáncer.

El tratamiento
Actualmente viaja cada 8 días a Xalapa para recibir su tratamiento de quimioterapia, la excesiva caída de cabello acompañada del deterioro físico que le ha dejado la agresividad de los medicamentos, la hizo tomar la decisión de rapar su cabeza, siendo una de las más difíciles que ha enfrentado hasta este momento.

Ante todo
Un reciente estudio que le realizaron le detectó metástasis en el cerebro, noticia que nuevamente volvió a cimbrar su vida, pero buscará que no sea un impedimento para seguir luchando, pues anhela ver crecer a su hija, una adolescente que ama cantar.

De mujer a mujer
Siendo un ejemplo de pasión por el deporte y la vida, este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, invita a todas las damas a unirse: “ como mujer te digo que tenemos que apoyarnos y que tenemos que luchar juntas, no debemos dejarnos vencer por cualquier cosa, podemos salir adelante, debemos luchar todas”, finalizó.