Lectura del santo Evangelio según San Mateo 7:7-12

Germán Alpuche

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Pidan y se les dará; busquen y encontrarán; toquen y se les abrirá. Porque todo el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que toca, se le abre.
¿Hay acaso entre ustedes alguno que le dé una piedra a su hijo, si éste le pide pan?. Y si le pide pescado, ¿le dará una serpiente?. Si ustedes, a pesar de ser malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, con cuanto mayor razón el Padre, que está en los cielos, dará cosas buenas a quienes se las pidan.
Traten a los demás como quieren que ellos los traten a ustedes. En esto se resumen la ley y los profetas”.
Palabra del Señor.

Jesús mismo con sus palabras nos exhorta en este tiempo a orar con insistencia. Muchas veces Dios no nos concede lo que necesitamos porque ni siquiera nosotros mismos mostramos interés. Si en verdad necesitas algo de Dios pídelo con insistencia en la oración, pues la pereza en la oración es signo de la poca fe que tienes en el poder y el amor de Dios.
Por ello insiste a Dios, no desesperes ni pienses que es algo inútil. Dios te ama y si oras con fe él te escuchará. Cualquiera que sea la causa de tui preocupación eleva tus plegarias a Dios, por tu familia, por tu matrimonio, para suplicarte que te ayude a salir de algún pecado que te tiene esclavizado, para implorarle que devuelva la alegría a tu corazón.
No importa que hayas pecado, que no sepas oraciones escritas, que no tengas mucho estudio, lo importante es que tengas plena confianza en el amor de tu Padre celestial. Pídele con mucha insistencia, con fe, que si son cosas buenas y eres perseverante en la oración Dios Padre te concederá lo que pides.
Porque tu Padre Dios te ama, él quiere derramar sus bendiciones en ti, pero pídeselo.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz