Mexican baña en oro sus vestuarios

Talavera Serdán / Quésto y Quel´otro

COMPITIÓ ESTE AÑO por primera vez en el Oscar, por diseñar el vestuario de la farsa deliciosa Jojo Rabbit, pero ha merecido premios de diversas agrupaciones por su trabajo en Apocalypto (2006), Avatar (2009), Thor: Ragnarok (2017), Warcraft: El Inicio (2016), Guerra Mundial Z (2013), y John Carter (2012). Así que ha trabajado con Mel Gibson, Brad Pitt, Taika Waititi -quien vuelve a darle chamba con Jojo–, y se reafirma como una fuerza a reconocer.
El Bafta también la nominó, aunque me parece más válido el reconocimiento de sus colegas del Sindicato de Diseñadores en su quinta nominación, antes por Fidel (2003), vistiendo entre otros a Gael García Bernal, mención 2010 por “excelencia en films fantásticos” (Avatar), 2018 por “excelencia en films de fanta-ciencia” (Thor: Ragnarok), y al fin este año por “excelencia en films de época.”
SE LLAMA MAYES RUBEO, nace en 1962 en Ciudad de México, y váse a entrenar a Los Angeles Trade-Tech College (LATTC) y la Universidad de California en L.A. y logra una carrera que se extiende ya por dos décadas, donde además de Gibson, otra colaboración es con el legendario Zhang Yimou en La Gran Muralla (2016), donde entre cientos de chinos viste a Matt Damon.
YA CON PASE para los estudios Legendary y Marvel, viste a estrellas como Cate Blanchett, Ruth Negga, Brad Pitt, donde sus colaboraciones tempranas fundan su carrera que demanda versatilidad enorme. Mayes inicia como Asistente de Diseñador de Vestuario, y enseguida como Supervisora de Vestuario, ganando experiencia al trabajar con personajes como Ellen Mirojnick y Enrico Sabbatini, que se convierte en su mentor.
Luego de asistir a Shay Cunliffe en Lone Star (1996), continúa chambeando con el mismo equipo Director-Productor de John Sayles, gran amante de México donde ha filmado varias veces en Veracruz (Hombres con Armas, La Casa de los Babys) y Maggie Renzi, diseñando vestuario para tres de sus films, incluido Sunshine State (2002). Presupuestos endebles, provocan que vestuario y personajes sean más convincentes. Y salta a producciones como la saga de Fidel (2002), Mayes, donde enfrenta el reto de vestir personajes de tiempos y formas de vida muy distintas, decir una historia que se expande 7 décadas; pero es su colaboración con Gibson, donde entrega una imagen poderosa de la civilización Maya perdida, que marca su ruta para crear la identidad visual de la gente “Na‘vi” de Avatar de James Cameron (2009), la visión centenaria de Edgar Rice Burroughs de la civilizada Marte en el film de Andrew Stanton, John Carter (2012), y por transformar algunos de los mundos de juegos de video y còmics como el que crea para Duncan Jones (Warcraft, 2016) y Taika Waititi (Thor: Ragnarok, 2017), y la Guerra Mundial Z de Marc Forster (2013), para la que miles de gentes, muertos o no, fueron vestidos, aunque en vez de realismo contemporáneo, perviven en una era donde los retos tecnológicos y técnicos ofrecen oportunidades creativas. SUS CARECERÍSTICAS y pasión rigurosa le permiten hoy abordar temas diversos sobre los 5 continentes, mezclando la nieva tecnología con su habilidad artesanal, que la lleva a exponer en exhibición “Costume (2012) at the Victoria & Albert Museum (V&A)” en Londres; 3 muestras en el 18avo Arte Anual de Diseño de Vestuario para Cine, por Apocalypto, el 21º Arte en Diseño de Vestuario por el film John Carter, y el 26º por Thor: Ragnarok, y ya miembro de la Academy of Motion Pictures Arts and Sciences, que entrega los Òscares, aparte de Miembro del Sindicato de Diseñadores de Vesturaio de América, del Sindicato de Artes Escénicas, y de la Academia del Oscar, que recién la nominó por su espléndida labor en Jojo Rabbit.
CASADA con Bruno (nov. 2011 hasta su muerte), cría a Marco Rubeo, hijo de su matrimonio.
Mayes, actualmente vive desposada con el cine, y una de sus ramas artísticas más relevantes: la que viste a los actores que deben convencernos -ellos y su vestuario–, todo está en el diseño. Y Mrs Mayes merece ya el calificativo de “excelente.”

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz